34
Alejandro P. Drallny

Dublín (1)

Un brazo seco y muerto en una vitrina

es lo único que queda de alguien 

que vivió cerca de la turbera.

 

Mientras camino por Dublín me sigue

la imagen de ese brazo perdido

separado para siempre de su cuerpo.

 

¿Cuántas veces habrá esa mano

rascado una cabeza incrédula,

de un campesino o un guerrero?

 

¿Cómo llegó hasta nosotros?

¿Por qué azar del tiempo

este brazo huérfano cayó a la ciénaga

 

donde lo encontraron, crispado,

correoso, tratando todavía

de resistir un golpe criminal?

 

Camino rápido. El frío me traspasa.

Me esperan en el centro para 

volver a casa. Afuera del museo, 

 

debajo de mis pies siento el asfalto.

Más abajo, están los cuerpos 

de otros hombres. Sepultados,

 

asesinados por vikingos o ingleses.

Esperando pacientes el fin de los tiempos.

Cuando un cuerpo manco, se encuentre

 

con el brazo del museo.Camino sobre

muertos, y a cada paso escucho,

muy bajo, sus murmullos.

 

Publicado la semana 34. 19/08/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
34
Ranking
0 89 0