36
Ale Rivadeneira

Perdida en el desorden

En aquel cuarto tan pequeño entraba su colchón, su librero, su espejo y su escritorio. La puerta no se abría por completo, pues el librero la bloqueaba, y había tenido que colgar sus guitarras en la pared. En los cajones de su armario apenas entraba toda la ropa que guardaba por si algún día lograba bajar de peso, y su librero también guardaba su maquillaje, sus llaves y su parlante.  Ella y su gato apenas entraban en aquel cuarto que siempre, o la mayoría del tiempo, estaba desordenado. 

     No es que no le gustase arreglar, pero cuando todo estaba en orden las cosas que le molestaban quedaban a simple vista. Los papeles del banco quedaban en su escritorio. La llave del auto que había chocado se encontraba junto a su billetera, donde los pudiese ver antes de salir. Los libros que no había acabado de leer quedaban expuestos en su librero. Todo el desorden de su vida se veía reflejado en aquel cuarto tan arreglado. Eso de que un lugar arreglado era una mente arreglada era una cruel mentira. Su desorden era bueno disimulando las desgracias. 

     Entonces un día sucedió lo inexplicable. Su sombra se había perdido en medio de aquel desastre. Salió de la casa sin darse cuenta que se le había olvidado, y pasaron algunos días hasta que se percató de lo sucedido. La buscó en la ducha, en la cocina y en el jardín antes de decidir que seguramente estaba en su habitación, escondida entre montones de ropa.

     La buscó entre los libros, intentando ignorar aquellos que no había leído y esos que no había acabado de escribir. La buscó entre los papeles del banco, bajo las llaves del carro y dentro de su billetera. La buscó bajo las sábanas, tras las cortinas, detrás de los adornos de las paredes. Finalmente la encontró en un cajón, dormida entre la bufanda de su ex novio y una blusa que no le había entrado en años. Se aseguró de ponerla en un lugar donde no se le volviera a perder, y desde ese entonces procuró mantener su cuarto en orden, casi, para que su sombra no se ocultase de nuevo. 

Publicado la semana 36. 02/09/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
36
Ranking
0 50 0