25
Ale Rivadeneira

Sobre lo que sucedió después

Pretendió no verla al pasar; ella, por supuesto, no sabía, o no recordaba, que él existía. Ni la máquina extraña, ni las tardes de café. No se había fijado en él cuando había pasado a su lado, pero tuvo la extraña sensación de que  conocía el aroma a café que él irradiaba. Que conocía la forma en que esos lentes se resbalaban hasta la punta de su nariz. Era como el recuerdo de un recuerdo; algo tan distante que no estaba segura si en realidad había sucedido o es que lo había soñado nada más.

    Los años habían pasado y, aunque él tuvo la necesidad de correr hacía ella y contarle todo lo sucedido, por más extraño que llegase a sonar, se contuvo. La pregunta que había rondado en su cabeza por todo el tiempo transcurrido había sido negativa; los sentimientos eran parte de la máquina de los recuerdos, y entre ellos no habría más que uno de esos amores fugaces del transporte público; de estos que te olvidas al llegar a tu parada, pero en secreto ruegas al cielo que la misma persona se suba en el recorrido de regreso. Pero nada más.

 

Publicado la semana 25. 23/06/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
25
Ranking
0 81 0