08
AldoV

Ella mueve el agua

Cada tanto, mueve un poquito el agua. Es para ver si estoy todavía ahí, y si sigo al pendiente. No es para eso, en realidad –que bien lo sabe–, sino para que no desfallezca por completo. Al fin y al cabo, me necesita más o menos vivo. No completamente, tampoco; no es una cosa que diga que "Ah, cuán vivo está", o es, no...: lo mínimamente necesario como para que, diciéndome Hola, desate yo un croar entusiasmado y me venga vida.

Si además llega a decir Qué tal, le croo de perfil, de cabeza, en agudos y graves y en un mal spanglish y hasta le imito batracios particulares.

Por lo general ahí quedo, croa que te croa solo, y ya no hay sino la luna, y a veces.

La escena se repite con un Plaf oportuno, justo en el punto inmediatamente anterior al olvido. El resto del tiempo languidezco y escucho, atento, el aire del tajamar.

Mi vecino insinúa que la regularidad depende de lo que tarde ella en recorrer el estero, donde hay, dice, otros bañados con otros charcos en los cuales, dice, también chapotea.

Envidioso. Lo agarraría del cogote, si no fuera porque no tiene.

Publicado la semana 8. 18/02/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
08
Ranking
0 89 3