06
AldoV

Mujer sinusoide

Una mujer reprimió el pelo crespo hasta donde pudo.

Durante un tiempo salió a lo público desenmarañadas las filigranas, con pelo vertical. Sobreactuadamente verticales se lanzaban las crenchas en dirección al magma, cual si acabara de llover a cualquier hora de cualquier día o estuviese siempre recién bañada.

La fue llevando hasta cerca de los cuarenta, cuando sucedió lo que nadie esperaba pero a pocos sorprendió.
Las queratinas, roto por resignación su dique, se dieron a la danza, con el ímpetu que agrega lo callado y aquietado por demasiado tiempo: se hicieron flequillo redondo, alas, bucle, rulo; cutícula, córtex y médula desaforadas como serpientes abrazaron un cogote, hicieron cascadas con salto desde una nuca, curiosas se metieron en huecos, en lagrimales y rabillos y esponjosas y envolventes terminaron, excedidas en felicidad, por ahogar a la ingrata dueña.

Como el mito indica y parecen desmentir los pelados, los cabellos son inmortales; de ser cierto, allí estarán, meta fiesta, creciendo en redondeles por siempre, cual afiebrado espirógrafo adolescente de pelos.

Moraleja: no, ninguna.

Publicado la semana 6. 04/02/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
06
Ranking
0 21 0