50
AldoV

Yo, cuando estaba vivo, dejaba que las cosas me busquen

Parece que el viernes va a ser el fin del mundo, Que si no es por asteroide será por guerra, dicen. 

No es seguro, pero que no me vayan a confirmar porque el jueves te caigo.

Con el cuento de que se venía el fin del mundo, a las siete y veinte del día anterior estaba meta golpear las manos en el frente de la amada. Aquella le dijo una vez más que no. Era cantado.

Sandghuru el gurú, queriendo aleccionar invita a los discípulos a reflexionar sobre la muerte. Mañana, un millón de todos nosotros no se levantará. Piénsenlo. Lo pensaron y no les pareció sacar ninguna novedad. El gurú insistió hasta llegar a la conclusión de que había que decirles Te quiero a las personas. Eso no me hará menos mortal, objetó el discípulo díscolo.

Más o menos el mismo argumento usó la amada, no encontrando relación entre la inminencia de la muerte y amar sin ganas.

Los demás discípulos sacaron al discípulo melancólico a cascotazos, por atrevido y contestador; al enamorado lo agarró un misil en la avenida de regreso, facilitándole la tarea al hacerle volar las flores que le sobraban en las manos.

Publicado la semana 50. 09/12/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
50
Ranking
0 168 0