40
AldoV

Medio humano

Con lo que tiene de luz el ave podría hacer bastante, pero no me ha tocado ser pájaro sino entenderlo, sin saber, por pedestre, qué es eso de la involuntaria valentía y del arrojo temerario, de que se le compare con insuficientes saetas, venidas de mano humana, a modo de mímica, mayormente mortífera, menormente de esparcimiento. De caer subiendo no me acuerdo, ni de cómo detenerse si se atropellan flores cuando la inercia. No se me ha dado volar ni matar, ni pasear pólenes; me tocó un moroso balbuceo pedestre paso a paso, una cansina persistencia sin colores y con polvo con rumbo de adelante o de atrás, y no mucha más variante.
No me ha tocado quedarme quieto y que vengan las abejas o los pájaros, ni cambiar aire usado por nuevo levantando los brazos, ni que se haga en mí el sol clorofila, ni dador de gamas entre lo magenta y lo turquesa. No quiso nadie que se me meta en agua y viera la oscuridad y comiese a más pequeños o fuese comido, sin necesidad de pulmón ni de gravedad, con boca en O de asombro. No pasó eso y tampoco pude ser piedra ni elemento suelto, ni bicho feroz. Pero casi, guarda. Ojo al piojo.

Publicado la semana 40. 01/10/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
40
Ranking
0 34 0