04
AldoV

Historia del polvo humano

En los principios el hombre cogía sin más trámite ni intención que hacerlo.

Ahí andaba, meta bomba y no preguntaba nada. Cómodamente aunaba las funciones reproductiva y la del placer cuando y cuanto le pluguiera o placiese.

Como las divinas parábolas no son lineales, la manzana apareció unos milenios después, con el hombre ya vestido, y, por culpa de la culpa, las performances eróticas fueron despojadas de su función placentera a favor de la reproductora. En estos contextos históricos y dadas las restricciones semánticas, la palabra "erótico" debe entrecomillarse. Nace ahí, como un grito desesperado, la idea de amor, la cual nunca trascendió su condición de entelequia. En todos los casos, fue rey el miedo.

Por aquello de "Tradición es ruptura", debió suceder lo contrario y, en la tercera etapa, se cogió por placer, con cierto énfasis. La reproducción no fue desdeñada por ello. Hasta que, por temor a una de las funciones posibles, se encondonaron ambas. Por la mordaza se culpó de igual modo a la naturaleza y a divinidades. Las razones verdaderas para que finalizara la tercera etapa están ocultas, pero las sospechas apuntan al rey nunca destronado desde la segunda etapa y la inconsistencia del nunca coronado.

En la quinta etapa fueron ambas funciones mal vistas y el amor no pudo enlazarlas. Se cogió menos. Y menos cada vez.

La transición entre la sexta y la séptima etapa no fue siquiera dolorosa: no más que un apagarse, una cesación de condiciones humanas. Como una larga siesta calurosa en la vereda. Los machifeministas cumplieron un papel determinante abogando por la eliminación del placer, de la reproducción y del amor; empeñados en que el cuerpo no se negocia al final no sabían qué querían y qué no.

A finales de la séptima, no se cogió más.

Se ignora cómo será la octava en sus detalles: suponemos grandulones jugando a la Play y de las mujeres, como siempre, no podemos prever nada. Sólo tenemos por cierto que la humanidad desaparecerá sin aspaviento.

En época de metamorfosis descendente hacia la penúltima pongamos atención cada vez: quizás estemos siendo sujetos históricos del último polvo y ni enterados.

Publicado la semana 4. 21/01/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
04
Ranking
0 132 2