30
AldoV

Caramelos

Niños comprando caramelos. Entre extasiados, imprecisos e insuficientes están parados mirando, y no se expiden. Boquiabiertos, la mirada en el vacío, los brazos al costado y en una mano billetes dispuestos en tubo. Qué, dice el quiosquero, cuáles, y los niños se bambolean y se miran, y miran los caramelos. A esta altura el quiosquero ya empezó a fingir paciencia y actúa entendimiento de lo infantil. Piensa que sus sobrinos son más vivos. Se están jugando la vida, es muy íntimo el evento como para que puedan verbalizarlo. Parece que hubieran tomado una decisión pero no. Qué, cuáles. Te alcanza para cinco. La señora tiene una decisión tomada, y quiere ejecutarla. Medio de pan y algo más. Los padres qué hacen, implica, compartiendo una desconfianza y un juicio. Y éstos cuánto salen? Te alcanza para cuatro. Deliberan en secreto, ningún movimiento delata decisión. El más grandecito manda, pero está temeroso; cualquier decisión puede ser fatal. La gente presiona, los niños se bambolean, el más pequeño se agarra de una espalda. Cuáles. Regáleselos, señor, no va a ser tan cruel. Qué, cuáles: los mira como un arquero. Esos son ricos, estimula la señora, invitando a los de menta. En todos lados hay una vieja de mierda, piensa un señor pelado, no acepten los de menta! La causa es colectiva y silenciosa. Un dedo señala, se arrebujan los tres dándose fuerza y la sentencia cae. Una manito en cuenco se carga. No tanto como esperaban.

Publicado la semana 30. 22/07/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
30
Ranking
0 39 2