19
AldoV

A mi modesto modo de ver

Entiendo que la mejor medida existencial es estar a medio punto del desmayo o a centímetros de la muerte, que viene a ser más o menos lo mismo. Estimo que beatitud es más o menos igual, que cada quien se entiende con el mundo como quiere, ya sea tomando distancia de éter, ya sea metiéndose de cabeza en sus entrañas, y que, por un lado o por el otro o por ambos, un agujero negro nos dispone, por hiperconcentrado, en obligada comprensión de las cosas, ya sea por restricción o por exceso, ya sea por meticulosa omnisciencia. Por ausencia de mundo, por meter las fauces en la tierra, por dejarse llevar o por impedirlo, por matematizarlo o por darle música, la cosa es igual: como una puerta que nos condujera al inicio. Por llegar a la madrugada por delante o por detrás. Será cuestión de temperamento o de carácter.

O de la tercera opción, la de bailar sin que nada y todo importe y que mañana nos espere, con esa mansedumbre tan típica y precaria de lo porvenir. Que para el caso es lo mismo. Bailar como Fernando Pessoa, exageradamente portugués, excedido en lo humano, acariciando perros, subsumido en ser, dibujando a su modo como quien acaricia, enumerando flores.

Endemientras se suceden acontecimientos que nadie recordará.

Publicado la semana 19. 07/05/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
19
Ranking
0 44 1