Semana
04
Zaragata

NUNCA REGRESES A MACONDO

Género
Relato
Ranking
0 132 1

No recordaba su olor, sólo leía las cartas; no era su emoción, era la mía la que cada madrugada me embargaba de ternura; ni quería ni podía ver la realidad, ni pensar en su mujer, ni admitir su carácter pusilánime y sumiso. Un SMS de madrugada me cimbró y me hizo regresar al presente, tenía su vida resuelta, no tenía que trabajar y tampoco amar, sencillamente le bastaba seguir con su actuación social y en esas horas en que el alma necesita un cuerpo que acariciar, como decía Sabina, sentarse frente al ordenador para adentrarse tal vez en el mundo del sexo prohibido o regalar anhelos en las palabras enviadas a la ex novia que quiso encontrarle.

Cuarenta y ocho horas, dos días vividos entre mentiras y verdades, entre desilusiones y recuerdos, entre la insatisfacción de no ser amada y la felicidad de haberlo sido. Muchos detalles contradictorios, la vibración de una comunión rara vez experimentada y el dolor de la propuesta de vernos de vez en cuando; la serenidad de estar amando y la turbación de escuchar como mentía a otra persona; el “te quiero como siempre” de sus mensajes con los besos a tornillo que depositaba en otra boca y de los que daba cuenta en las redes sociales.

Nunca llegó su carta, yo le avisé de que la falta de respuesta era una respuesta y con su indolencia habitual tomó buena nota de ello. No me arrepiento, aquel encuentro confirmó los motivos por los que corté la relación siendo muy jóvenes, era como llevar una mochila a cuestas, había que decirle lo que hacer, cómo y cuándo. Era mono, no lo niego, y con los años ha adquirido un saber estar que disimula su torpeza y parece vivir con la tranquilidad que se necesita a estas alturas de la película.

En fin, no vuelvas, jamás vuelvas al lugar en que fuiste feliz, la memoria juega malas pasadas y si traes a tus días lo que sólo habitaba en el recuerdo, te quedarás sin presente y sin pasado. Nunca regreses a Macondo.

Publicado la semana 4. 25/01/2018
Etiquetas
Donde solíamos gritar , En silencio total
Compartir Facebook Twitter