38
Zaragata

CONSEJOS VENDO

Hace pocas horas vi, en una red social, un anuncio privado en el que se solicitaba alguien dispuesto a adoptar un perro de diez años al que su dueña no podía cuidar; algo llamó mi atención: el anuncio contaba las circunstancias de quien debía deshacerse del animal e imponía condiciones a quien se prestara a adoptarlo.


La anunciante se separó hace unos años y se quedó con la mascota que había pertenecido a la pareja; poco después comenzó a convivir con otra persona y como resultado de esta relación nació un bebé; los primeros meses todo fue bien, pero al reincorporarse ella al trabajo se le hace cuesta arriba atender al niño y al perro y ha decidido buscar una familia adoptiva al último. Hasta aquí todo normal (independientemente de que a mí me sobrepase el cuidado excesivo que se prodiga a los animales mientras se deja morir a personas, pero eso es otro tema), lo sorprendente es que exige que quien quiera adoptarlo tenga vivienda en propiedad para evitar que, en caso de tener que cambiar de casa, se vea en la obligación de abandonar al animal.


Yo no entiendo mucho de perros ni de personas, pero hay cosas que me parecen infames. Ella, la anunciante, se permite cambiar de pareja y deshacerse de su “querido” perro cuando, tras tener un bebé, le resulta demasiado dura la tarea de atenderlo, pero requiere que quien le adopte tenga casa en propiedad para evitar un posible cambio de circunstancias. De esto saco varias conclusiones; la primera es que la tipa cree que siendo propietario de una vivienda ya nada puede cambiar en la vida, segundo que su escala de valores morales flojea de base y tercera y última, la más importante, es que se da permiso a sí misma para resolver los cambios vitales que todos sufrimos pero recorta ese derecho a los demás.


Yo le diría que lo importante en esta vida es la intención con que se hacen las cosas, que las circunstancias varían dependiendo del viento que sople y que, si lo que busca es un doble de ella para su perro, el pobre animal lo lleva mal porque, por muchas propiedades que tengan quienes le adopten, la cosa se complicará si aparece un bebé en la familia.

 

Publicado la semana 38. 23/09/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
38
Ranking
2 46 0