34
Zaragata

TRIBUTOS

Desde la tribu de Leví se conoce el diezmo que fue sustituido por la alcabala en el siglo XI y seguido de los millones a partir del XVI, luego llegó la declaración tributaria actual que es lo mismo, pero con otro alias. No son estos tributos los que me traen por la calle de la amargura, son los otros los que me inquietan y que, casi siempre, son el preludio y la base de los anteriores, hablo de los tributos cerebrales.

Si miramos bien, lo que se deduce del sistema tributario es que los que ostentan el poder no lo utilizan para lo que inicialmente está destinado sino para sus intereses individuales. Exactamente lo mismo pasa con el tributo psicológico, quienes lo cobran no lo usan en beneficio de la comunidad a la que aluden para convencer sino para ellos mismos, para darse baños de masas y rodearse de tontos que les siguen el juego y a los que no ofrecen argumentos válidos, ni siquiera les dan la posibilidad de decidir porque el tributo que cobran y que jamás les será reclamado porque no tendrán conciencia de ello, es racionarles el conocimiento, dejarles ver sólo la parte que les interesa y mantener a los incautos bajo su tutela, de la que siempre estarán agradecidos porque desconocen que al otro lado de la jaula existe una infinidad de mundos, millones de pensamientos y emociones insospechadas y, como guinda del pastel, el más dulce sabor de la existencia: la libertad. 

 

Publicado la semana 34. 26/08/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
34
Ranking
1 203 0