Semana
30
Zaragata

EL SUEÑO DE LA RAZÓN PRODUCE MONSTRUOS

Género
No ficción
Ranking
1 38 0

Hace algunas semanas resolví una secuencia matemática según mi criterio, de eso se trataba, de aplicar un criterio. A las pocas horas una persona muy querida optaba por otro resultado. Como casi todos solemos hacer argumenté mi razonamiento como el único válido a lo que el afectado en cuestión me rebatió con el suyo que era tan válido como el mío, la diferencia estribaba en el criterio aplicado.

Esta anécdota que pudiera parecer insignificante me llevó a la conclusión de que nada es absoluto, ni siquiera las matemáticas, y es probable que dependiendo de la perspectiva dos más dos no siempre sean cuatro.

Tengo la costumbre -sana o insana- de extrapolar las ideas a todos los ámbitos de la vida y en esta ocasión también lo puse en práctica; de manera que retomé una teoría que hace algunos años dejé en el baúl de los recuerdos y que atestiguaba que la vida es un poliedro y los humanos, seres diminutos que caminamos por el mundo como si fuéramos colosos, sólo tenemos capacidad para percibir los lados que quedan frente a nuestros ojos descartando, al más puro estilo de Santo Tomás, lo que no somos capaces de ver. 

Así es que con todo esto hice una especie de potaje (es sabido que los españoles somos sabios en las mezclas) concluyendo que, cual sucesión de Farey, el devenir de cada día nos trae cosas inexplicables pero posibles y que nada es desechable salvo el sueño de la razón, una combinación de egocentrismo y falta de humanidad que nos convierte seres en zafios y crueles.

Publicado la semana 30. 28/07/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter