Semana
19
Zaragata

LA CLAVE ESTÁ EN PARIR

Género
No ficción
Ranking
0 34 3

“Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad, lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino.” (Carl Jung)

 

Lo que no se hace consciente nos provoca una especie de embarazo en el ánimo; hay muchas formas de evitar las arcadas aunque la más común es la actividad desaforada, tener entretenido al pensamiento cada segundo para olvidar lo que anida en nuestro interior. Un conocido decía que hay personas que mueven el alma y personas que mueven el culo. Nada más lejos de mi intención que hacer apología de la inmovilidad, al contrario, menear el trasero y explorar el entorno impulsa nuestra creatividad, pero es en el equilibrio y no en el exceso donde está el beneficio: “nada es veneno, todo es veneno, la diferencia está en la dosis” decía Paracelso.

Solemos fantasear con el bienestar para no afrontar la negrura que nos habita, sin embargo, ella sigue dentro de nosotros como el gusano de seda mora en el capullo. Parir es la solución, dar a luz lo que ya no nos cabe en el cuerpo ni, tal vez, en el alma para evitar un destino que, en realidad, no nos pertenece, un destino que corresponde a la situación que se nos instaló en la voluntad por azar y a la que no supimos o no pudimos dar un manotazo a tiempo de manera que la cargamos desde entonces creyendo que forma parte de nosotros.

No tengo palabras para expresar la paz que se siente cuando se hace consciente la causa por la que se ha actuado siempre de una forma ajena a uno; uno cambia y uno cambia hasta el punto de que dejan de necesitarse cosas que parecían indispensables, y uno amanece con ganas de vivir, y al mirarse al espejo uno se reconoce, y a uno dejan de interesarle las críticas, y uno confía en sus propias capacidades pero no le importa pedir ayuda, y uno comienza a hacer lo que quiere hacer sin miedo o con él, pero lo hace. Cuando uno consigue hacer visible lo que le embarazaba, cuando saca a la luz la oscuridad que se alimentaba de sus potencias ocurre, sencillamente, que uno se pare a sí mismo y comienza a ser quien siempre fue y no podía vivirse.

Publicado la semana 19. 13/05/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Siguiente Texto