Semana
18
Zaragata

Y ES K ME HAN KAMBIAO LOS TIEMPOS (K DIRÍA KETAMA)

Género
No ficción
Ranking
1 71 0

Cuando veo fotografías antiguas me vienen a la memoria sensaciones de esas que andan empolvadas en el cuarto de atrás, como llamaba Martín Gaite a la zona de los recuerdos olvidados, ellas me embrujan y me devuelven por unos instantes a otros días, sin embargo me niego a usar el pasado a modo de sofá y dejar escapar las horas entre sus cojines.

Aromas de antaño como el perfume Joya, el olor a vino de barrica en las tabernas o el ozonopino no se ajustarían a los gustos actuales; no me olvido del sabor de las pastillas de leche de burra, el paloduz y las muchas bebidas navideñas que se han borrado de mi paladar junto al turrón de fresa y las piruletas; en cuanto a moda atrás quedaron los mandiles para dar paso a los delantales de diseño y los sostenes pasaron a ser push up; con relación a las costumbres ya no es necesario abrir la ventanilla para tener aire fresco y conducir sacando el codo es más un hábito chulesco que un uso cotidiano, en las discotecas no existen turnos para la música lenta, los pubs de ligue son las páginas sociales y para conservarse con buena salud el médico recomienda dieta y ejercicio en lugar de reposo y buenos alimentos.

 Una maravillosa locura, un extraordinario cambio.

Yo no quisiera volver a fregar de rodillas, ni a bañarme en un balde con estropajo de esparto, ni a tener que limpiar la cocina de carbón, lavar la ropa a mano o utilizar pañuelos de tela en lugar de desechables; algunas cosas hemos perdido con este avance del mundo y las extrañamos, pero no tanto por su realidad como por la ilusión con que las recordamos, estoy por apostar que nadie querría regresar a las grandes nevadas con un abrigo raído, quitar los piojos a los niños a base de lendreras o a engendrar sabañones al calor del brasero.

Me gusta mirar el ayer y, a veces, regocijarme en él; el mundo actual no me parece perfecto pero retroceder cuarenta años, por muchas imágenes hermosas de bulevares llenos de miriñaques que vea, no me haría una gran ilusión entre otras cosas porque me preocupa - ¿qué queréis que os diga? - el hedor por la falta de higiene de aquel momento, por ejemplo, o la imposibilidad de tener una cuenta corriente por el hecho de ser mujer.

Será que me han “cambiao” los tiempos.

Publicado la semana 18. 06/05/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter