Semana
14
Zaragata

NOSOTROS LOS ÁNGELES

Género
No ficción
Ranking
1 83 0

Cuidado con esa doble vara de medir que manejamos en los temas cotidianos porque es peligrosa.

Es preciso no olvidar que una gotera es igual de grande en casa propia que en ajena y que, para vivir y no simplemente sobrevivir, se requiere una economía que cubra las necesidades y un poquito más por eso de no ser como los animales. No hay que dejar de lado tampoco los temas de interés de cada cual: ¡ay de quien se atreva a hablar tres veces seguidas de su descendencia teniendo nosotros una muchísimo mejor en el hogar!

Lo peor no es esto, lo peor llega cuando, además, justificamos nuestro sentir a voces poniendo de vuelta y media a quien no llega a subsistir con una cantidad exigua “por derrochar” decimos, llamando “latoso” a quien por derecho demanda la reparación de su techo por parte de la comunidad de propietarios o utilizando el término “insoportable” para quien osa hablar de las proezas de su linaje cuando, sin duda, nuestra estirpe ha elevado el nivel de inteligencia del mundo.

Y, así, día a día, minuto a minuto, los ángeles seguimos cayendo a la tierra, seguros de que los otros, los de abajo, nunca podrán llegar a tener nuestros derechos -adquiridos posiblemente por carecer de sexo-, ignorando el hedor de nuestras heces a fuerza de costumbre, “faciendo” entuertos en otras vidas para olvidar nuestro dolor.

Pero cuidado, aunque la vara es de una sola dirección tiene doble sentido y por encima de los ángeles están los querubines; sabiendo esto tal vez nos compense ejercer de seres humanos.

Publicado la semana 14. 08/04/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter