Semana
01
Zaragata

EL FABULOSO MUNDO DEL TÉRMINO MEDIO

Género
No ficción
Ranking
0 130 0
Anterior Texto

Casi inalcanzable, casi quimérico y, sin embargo, tan soberbio. Lo mucho enfada y, aunque el refrán diga lo contrario, también lo poco cuando de cubrir necesidades se trata; es en el equilibro donde radica el buen funcionamiento de las cosas.

No es bueno estar permanentemente sentado ni lo es estar ejercitando siempre el cuerpo, el exceso de aislamiento aturde tanto como el de compañía, el mucho ruido ensordece casi igual que ensordece el silencio. Respirar, comer, andar, poseer, vivir de manera desproporcionada, ya sea por abundancia o por menoscabo, perjudica, pero de entre todas las consecuencias del desequilibro hay una que convierte al ser humano en un ser temible: el miedo.

Cuando el individuo posee mucho vive con la atención puesta en aquello que le pertenece y ¡ay, de aquel que ose acercarse! será clavado con la mirada cuando no muerto a cuchillo; pero si a un sujeto le falta lo necesario no tendrá escrúpulos a la hora de conseguir alimento, cobijo o amor. La dificultad estriba en definir lo que es necesario y lo que es superfluo para lograr establecer la línea donde evitar el tambaleo.

Soy consciente de que la sociedad es cambiante e impone sus normas éticas, estéticas, morales y sociales, sé que no es igual vivir en pleno siglo XXI que habitar la oscura Edad Media, que ahora son necesarias cosas que antes ni pasaban por la imaginación de los ciudadanos o, mejor dicho, de los vasallos.

Con todo, creo que hay un don en cada uno de nosotros que nos permite saber si estamos viviendo de manera desnivelada o no y que es una opción de vida aprender a distinguir entre la ostentación y el disfrute, entre la insuficiencia y la avaricia, y a dar valor proporcionado a cada cosa para conseguir, de ese modo, transitar por el fabuloso mundo del término medio.

Publicado la semana 1. 05/01/2018
Etiquetas
Edith Piaf-Je ne regrette de rien , La vida misma , Con ganas
Compartir Facebook Twitter