29
Tomi

SIETE HORAS

Lacitos en las trenzas, chaqueta abrochada, mochila a su espalda y la advertencia habitual.

-Cruza por el paso de cebra.- Un beso de rutina. Luego el trabajo, el estrés, la compra. Y a las cuatro de la tarde, llegada para recogerla.

-Hoy no ha venido al cole. – Y el terror la invadió. Siete horas perdida. Una por cada año que solamente tiene. Y en su mente, el vacío. El vacío para siempre.

Publicado la semana 29. 21/07/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
29
Ranking
0 59 1