Semana
27
Género
No ficción
Ranking
0 63 0

Antes la gente se sentaba a mi lado en el transporte público. Debían verme buena chica, con posibilidades de dar conversación o con una mirada que se perdía dándoles envidia de a dónde habría ido a parar. Era sencilla y pura, imagino, con un libro cerrado en el regazo o el sabor del semen en la punta de la lengua.
Ahora, me esquivan. Solo se sientan conmigo el Camello y el Fantasma, ambos porque no logran poder mirarme y se conforman con mi calor y la sensación de mi aliento. A ninguno le interesa poder tocarme, y es una suerte, porque antes, cuanto más buena era, más quería ensuciarme la gente con sus manos sucias, sus lenguas sucias, su sucio sudor.
No se sientan a mi lado, creo, desde que tengo alas, alas negras.
No se sientan a mi lado porque si lo hacen, salgo volando

Publicado la semana 27. 08/07/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter