Semana
22
Sofí Rubí

Niña con ramillete amarillo

Género
Relato
Ranking
0 19 0

Donde antes estaba el bosque, ahora está la mancha que se extiende y que simboliza su cementerio. La mancha parece más pequeña de lo que fue el bosque, y aunque a la niña le prohíben ir a allí como le prohibían ir a éste, ella no hace caso, corre el campo de trigo y llega a donde ya no hay animales, ni plantas, ni agua ni más vida que ella misma, las moscas y los gusanos que se comen el suelo. Allí no hay nada que hacer, y por eso vuelve la vista al pueblo, pero no a los adultos, sino a los otros niños, aquellos a los que había parecido obviar siempre, niños con brazos y piernas, que ríen o lloran y que juegan con aquello que no sea caro ni peligroso. Ella se presenta y es ignorada, así que al día siguiente se vuelve a presentar con una planta, un niño se burla y ella le reta a comérsela, el niño lo hace y se envenena, cuando parece que va a morir ella le hace tragar otra planta y así queda acogida en el grupo. No se siente parte de él, sin embargo, se ve fuera de un círculo del que le dejan mirar dentro. Ella aprende de lo que los niños le enseñan, y después ellos quieren ser sobre el mundo salvaje y de las criaturas fantásticas que existían antes de que la tierra se vistiese de mancha muerta.

Un día ella decide llevar a los niños a donde estaba el bosque, para que imaginen al menos las copas de los árboles guiados por su voz, sin embargo, al llegar, ven la tierra cubierta de excavadoras, grúas y camiones, y ella entiende que una vez asesinado el bosque, no se le puede dejar que se regenere, y así estallan en su interior dos cosas, la rabia y la tristeza.

Publicado la semana 22. 03/06/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter