20
Sofí Rubí

Niña sola

Busco a una niña que se ha perdido. Creo que ella no lo sabe, que ríe y disfruta cayendo, pero se cayó por un agujero que había en el suelo. Antes de eso salió de casa porque su madre le gritó, después se le olvidó por qué había salido de casa, después se olvidó de la casa y de que el caminar deja huellas tras nosotros. Se fue internando en el bosque y a medida que las ramas le arañaban el rostro olvidó la palabra rama, la palabra árbol, olvidó lo que era su mano y creyó que era otra rama, probablemente debió creer también que ella era un árbol, o directamente no pensó en ello.
El problema es que a medida que avanzaba y lo olvidaba todo, en el amplio espacio de su mente nueva se creó una ráfaga de aire, o una voluta de humo, o un eco, y entonces la niña se sintió terrible, profunda y devastadoramente sola. Ella solo tenía una cosa en el pecho, y era soledad.
Así la niña, corriendo, con el rostro mojado, fue a dar con un agujero y se cayó por él. Y por él caía, riendo ahora, sin saber que caería en la mayor y más terrible de las profundidades, su propio pecho.

Publicado la semana 20. 20/05/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
20
Ranking
0 149 1