Semana
41
Sócrates

DESPERTARES

Género
Relato
Ranking
0 22 0

La luz entra polvorienta por las cortinas blancas. Adoro ese momento día. El sueño todavía no abandona mi cuerpo tibio.

Estoy dormida, pero no del todo.

Estoy despierta, pero no del todo.

La luz intenta entrar en mis ojos soñolientos, pero todavía no quiero. Ese momento es mío. Las cortinas se mecen con suavidad. El mundo retoma sus formas y colores poco a poco.

Todavía tengo todo el tiempo del mundo antes de levantarme y romper el hechizo. Mi habitación va apareciendo poco a poco, mostrando sus rincones ya sin misterios. Una cama blanca, de blancas sábanas y blanco edredón. Un atrapasueños que compré hace ya mucho en Baja California adorna la pared por encima de mi cabeza. Está bordado en colores cálidos: sus hilos rojos, amarillos y naranjas se entremezclan, se enredan y desenredan tejiendo una historia que solo yo sé. Una pequeña lámpara encima de la mesita. Con la luz justa para poder leer sin que me duelan los ojos. El libro que estoy leyendo espera paciente que vuelva a tomarlo entre mis dedos ávidos. El lápiz que utilizo para subrayar, escribir ideas, hacer anotaciones…está dentro del libro. Una costumbre tonta e incómoda que no consigo desterrar. El tic tac del reloj que me regaló el abuelo me mece más que molesta. No dejaré que suene, siempre paro la alarma antes.

Hay una librería en la pared opuesta a la cama. Los libros, en un feliz desorden, se amontonan en las baldas.

Estoy dormida, pero no del todo.

Estoy despierta, pero no del todo.

Este es mi momento.

Publicado la semana 41. 14/10/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter