Semana
39
Sócrates

EL SEÑOR RUIZ

Género
Relato
Ranking
0 16 0

“Tu cara me suena”, le dice, y sonríe con coquetería mientras unta una tostada con mantequilla.

Desde hace unos días está más contenta, más animada.

Aquel desconocido le cae muy bien, le da un nuevo sabor a sus mañanas. Habla poco y responde con una adorable timidez cada vez que ella le dirige la palabra.

Por fin aquel horrible lugar puede ofrecerle algo emocionante.

Cuando terminan de desayunar, le ofrece el brazo para ayudarla a levantarse -esa maldita artrosis- y luego le pregunta con voz queda si le apetece dar un paseo.

No hablan mucho. No hace falta. Se sienten a gusto así. A veces, él le pregunta por su familia y ella responde que no tiene a nadie. Y él le aprieta la mano, y sus ojos se llenan de tristeza, no sabe bien por qué. Posiblemente él también esté solo. O tal vez ella le recuerde a alguien querido.

Sabe qué flores le gustan, que su color preferido es el azul y que odia los guisantes. Le deja dar una cabezada después de comer y le despierta suavemente cuando empieza el telediario.

Una tarde, él le enseñó unas fotos de unos niños. Las llevaba en su cartera. “Son unas criaturas preciosas” dijo ella. Y lo decía con total sinceridad. Pero no le comentó nada de su mujer. Ella creyó que habría muerto y no se atrevió a preguntar nada. No quiere hacerle sufrir ni ser indiscreta.

“Ha sido muy buena idea decidir estar con ella en el centro, Sr. Ruiz. El Alzheimer de su mujer no tiene cura, pero le hará feliz el tiempo que le queda de vida”.

Publicado la semana 39. 30/09/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter