Semana
19
Rubén Chacón Sanchidrián

RELATOCRACIA - Denuncia

Género
Relato
Ranking
0 596 6

La brusca sacudida que le propinó la agente Cooper, hizo que Vanessa regresara repentinamente a este plano de la realidad. Por su gesto hosco y el tono de su voz, se percató de que la oficial debía haber estado interpelándola durante un buen rato sin éxito. A pesar del esfuerzo, Vanessa no fue capaz de recordar de qué habían estado hablando…

- Perdone, ¿qué me estaba diciendo…? –preguntó mientras trataba de mitigar el dolor de cabeza que se le estaba levantando, presionándose los ojos con la yema de los dedos…

- Por última vez, hermana Womb, necesito que me diga cuál era exactamente la clase de relación que mantenían usted y Tricia Fuentes… -la expresión de la oficial daba a entender que, efectivamente no volvería a solicitar aquella información por las buenas…

- Tricia y yo éramos amigas, agente Cooper. Buenas amigas… Sólo eso –dijo Vanessa subrayando sus palabras con un hondo suspiro. Durante unos instantes, ambas mujeres permanecieron en un tenso silencio, manteniéndose mutuamente la mirada. Finalmente, la agente Cooper la desvió con fastidio hacia la bañera vacía que aún contenía rastros bermejos que indicaban el camino elegido por la vida de Tricia para abandonar este mundo.

>> Mire –dijo finalmente Vanessa quebrando aquel incómodo silencio-, si verdaderamente está interesada en encontrar a las verdaderas culpables de que mi amiga se haya quitado la vida, yo le puedo dar tres nombres…

- ¿Me está sugiriendo que está dispuesta a presentar una acusación formal? -a juzgar por su sonrisa, la agente Cooper debía de encontrar muy divertida su propia pregunta. Quizás no se creyera del todo el órdago de Vanessa. O puede que aquella denuncia fuese exactamente lo que, en realidad, la oficial había estado buscando en todo momento… Sea como fuere, Vanessa había tomado su decisión y poco o nada le importaban ya las consecuencias…

- No se trata de ninguna sugerencia… Estoy completamente decidida. Dígame, ¿podría hacerlo desde aquí; ahora mismo…? –la mirada resuelta de Vanessa indicaba sin lugar a dudas que no iba de farol, y la agente Cooper se encogió de hombros, haciéndole un gesto con la mano e invitándola a hablar, como dándole a entender que, todo iba a depender de lo que le contara… Vanessa inspiró hondo y con voz firme dijo:-

>> Desearía presentar una denuncia formal contra Rachel Banks, Monica Reeves y Phoebe Dickinson, conductoras del programa Reality Friends -y, a continuación, Vanessa, desgranó un rosario de comprometidísimos cargos para estupefacción de la oficial del Ministerio de Soledad y Suicidio. Una vez que quedó registrada su denuncia, concluyó diciendo:-

>> Como usted comprenderá, todas estas vejaciones de las que fue objeto mi amiga desencadenaron un fatal desenlace para su reputación social. Ignoro cuánto tiempo tardó en darse cuenta. Pero, seguramente, para cuando Tricia se percató de que Rachel, Monica y Phoebe estaban explotando sus ansias de fama para su propio beneficio ya era demasiado tarde -la angustia atenazaba a Vanessa y los sollozos de un sentido llanto le impidieron continuar. A la agente especial Cooper, no le quedaba ya el menor rastro de duda de que el testimonio de acababa de escuchar era sincero-.

>> Sin embargo -continuó diciendo Vanessa-, yo tampoco estoy libre de culpa: porque, desde aquella fatídica tarde en la estación de Lexington, sabía perfectamente a lo que Tricia estaba a punto de exponerse, y cuáles podrían acabar siendo las consecuencias de ello... Y no hice nada. Me senté a esperar a que ella solita se diese cuenta del error que estaba cometiendo. Supongo que tenía ganas de que un buen día se presentase ante mi puerta para pedirme disculpas. En el fondo quería que me pidiese perdón, no sólo por haberse prestado como una estúpida a ese juego macabro, no sólo por haberse dejado traicionar por esas putas... Yo también fui malvada con Tricia porque, durante todo este tiempo, me limité a aguardar a que viniera arrastrándose y apelando a mi compasión por haberse dejado utilizar por ellas para cometer otra traición. Una que no se pudo perdonar, ahora lo sé..., y que le llevó a quitarse la vida.

- Las acusaciones que presenta contra estas tres prominentes hermanas de La Sororidad son muy graves, Vanessa –le confió la agente especial Cooper, sinceramente impresionada-. Por su bien, espero que esté en disposición de demostrar las denuncias por usted proferidas.

- No será necesario –respondió desafiante Vanessa-. Será usted quien aporte las pruebas –ahora era la oficial quien, a juzgar por su expresión de sorpresa, no daba crédito. Permaneció en silencio, invitando a Vanessa a explicarse-. Antes me ha confirmado que en el MSS tienen acceso a las lecturas de nuestras constantes vitales que CheckApp realiza durante las 24 horas de cada una de las ciudadanas de La Sororidad. Me imagino que, del mismo modo, dispondrán de un registro pormenorizado de la actividad cotidiana de Tricia elaborado por Eliza, ¿no es así…?

- Efectivamente –confirmó la oficial, realmente interesada en averiguar a dónde deseaba llegar Vanessa Womb.

- Pues bien, dígame agente Cooper, ¿cuál es la última lectura de que dispone en relación a la hermana Tricia Fuentes?

- De hoy mismo –respondió solícita, chequeando la tablet adosada a su antebrazo izquierdo.

- Y, ¿está usted en disposición de asegurarme… -preguntó Vanessa haciendo una pausa dramática antes de continuar-, que no observa nada raro en los reportes de Eliza, o en las lecturas que CheckApp le ofrece de las constantes vitales de mi amiga entre el día de hoy y el pasado 10 de junio…?

Vanessa sabía que la oficial del MSS no le respondería. Sin embargo no le hizo falta: le bastó con observar detenidamente la fugaz expresión de desconcierto que la agente especial Cooper, pese a todos sus años de entrenamiento, no fue capaz de reprimir, para confirmar su teoría: aquellas cabronas habían hackeado el móvil de su amiga, como en tantas otras ocasiones lo habían hecho con el de decenas de cándidas, confiadas e ilusas chicas que, como Tricia, terminaron encontrando el peor de los destinos.

Pero, esta vez, estaba dispuesta a llegar hasta donde hiciera falta para asegurarse de que fuera la última.

Publicado la semana 19. 07/05/2018
Etiquetas
State Trooper - Bruce Springsteen , Black Mirror, Big Data, Factor X , De noche, En la cama, Con ganas
Compartir Facebook Twitter