Semana
45
Román

Saltando

Género
Relato
Ranking
1 236 2

SALTANDO

 

“Aquí nací en pretérito no metafórico. Entre estas cabañas de roca sin soles. Adoro ese catre donde mi madre me cuidaba. Hasta que duró. Hasta que Luna se la llevó.  

¿Dónde y cuál es la pieza?”

Esta, y ya es mía…

~

Caigo en haz de sorpresa, intentando elegir por causalidad rincones ocultos, yermos, fuera de civilización.

Pero no funciona así.

Despierto cuando debo, al amparo de sueño o pesadilla, guiado en su final inconcluso.

Nunca consciente.

Abro los ojos para intentar reconocer o recordar, lo que primero surja. Miro atento e inmóvil; estudio la zona y sus ecos; exploro con los sentidos para no quebrar líneas espaciotemporales de relojes que no existen.

Pero yo, en la marea cósmica, tengo objetivos y consecuencias.

Debo montar un puzle, de porciones y proporciones finitas, fragmentos de vidas y aliento, ilusión y sufrimiento. Para descifrarlo después. Encontrar la marca sin mácula en el tesoromapa.

No inventarlo. Es trampa.

Llevo demasiado quieto. La vida presente se acerca. No puede tocarme.

Llevo demasiado en esto.

No lo domino, pero tampoco me deja a la deriva.

Salto.

~

“Aquí me violaron. En este baño apestoso, testigo de orgías y togas, que tiene genes y trazas de ciento especies. No en desuso. Fue abuso múltiple, penetración sangrante. Sus caras vienen y van; nunca desparecen. Busco atento sin ignorar el dolor. Reviviendo. Es parte del juego, aprendizaje, evolución.

¿Dónde y cuál es la pieza?

Aquí.

Vámonos.

Por favor.

Vámonos.”

~

No es limbo. No es vuelo ni velo. No es traslación por elipsis. No hay purgatorio o paraíso. No me sumerjo.

Quizá me divido, me multiplico hasta ocupar cada lugar ya ocupado o por experimentar.

En transgresión.

Soy una dinamo sobrecargada. Me alimento de sensaciones.

Tiemblo y vibro ante cada advenimiento.

Vuelve a pasar.

~

“Aquí hago reverencia. Sin altares u ofrendas. No hay cruces, sumisiones, oraciones o un solo dios. Numen triste y rencoroso. Todos somos.

Fui escuchado en este templo preignoto, atávico, primigenio.

Creído. Relevante. Motivado.

Me inicié.

Sin nombre. Con valores.

La aspiración del conocimiento absoluto en su mínima expresión asequible y accesible a nuestra mente.

Expansión sin implosión.

¿Dónde y cuál es la pieza?

Lo tengo claro. La cojo. Me fugo con libre permiso. “

~

Estoy en mi reducto que no hogar. Ensamblando el collage fragmento a fragmento, enigma a concordancia.

Formando rompecabezas con respuesta.

Descifrando. Supurando. Rezumando.

No es labor de una era o eón. Más mucho más. Las canas me peinan.

Falta poco…

~

“Aquí me asaltaron. Morí por vez tercera. Cruenta pero no agónica; a primer golpe. Se agradece. Restos míos adornan el callejón en aderezo. Que se sigue ofreciendo, siniestro, como lugar de purga y emboscada.

¿Dónde y cuál es la pieza?

Recojo un filo íntimo de mi cuerpo, que he añorado sin echar de menos.”

~

Estoy agotado. Me descoso.

Demasiado para mí.

                        Sin letargos.

                        Sin hibernación

¿Por qué esta súbita prisa?

En acelerando husos y agujas.

Comprendo las palabras del reloj de arena en cascada. Algo ha cambiado.

Algo habéis cambiado.

Pero yo no puedo correr, sólo saltar.

Hasta la mi extinción.

Solicito uno más. Y luego otro.

Ronda a ronda a sonda.

¡Vamos!

~

“Aquí perdí la virginidad en curvas adultas. Pliegues maravillosos, labios crueles, agujeros negros. Impulsos espasmódicos de éxtasis.

Eyaculo. Como hice y como haré.

Vacío. Me.

Vacío. El.

Su sonrisa. Sus ojos…

¿Dónde y cuál es la pieza?

La resguardo y protejo. Me abrazo. Es importante.

Soy importante.

No te olvido. 

No olvido. “

~

Monto y remonto.

Canto:

Esta allá

Esta aquí

El puzle ya está

Llegaré hasta su fin

Falta poco muy poco.

Se intuye la X marcando el lugar, un atlas que no se dibuja a sí mismo.

Un lugar donde permanecer.

Físico

Mental

Sensorial

Irreal

Yo voy.

Mientras escucho el ruido rugido del mundo. Su aullido de guerra. Su grito de rabia. Su declamar angustiado.

¡Ha empezado la conclusión!

Euforias y padeceres.

Desolación.

Apocalipsis.

Quieren alcanzarme.

¡Vamos!

No me pediré mucho más. Un penúltimo baile.

~

“Aquí. Siempre aquí.

Vi las estrellas. Detrás del telón.

Lo grande. Eterno. Fuera. No tan lejos.  

Lo pequeño. Minúsculo. Interno. Insignificante.

La tierra

Nosotros

Yo

Comportaron con sabiduría. Susurraron esperanza. Una voz más alta nos hubiere roto.

Fueron nosotros.

Volverán a serlo

Acíclico.

Una vez seremos ellos.

Si sobrevivimos…

¿Dónde y cuál es la pieza?

Yo.

Soy yo.

Falto.”

~

En retorno continuo vengo de pirámides y acabo en ruinas; lluvia de escombros: artificiales, humanos…

Fuego en la mar. Fuego en los cielos.

Ha llegado.  

El pago exigido.

Uso mis manos etéreas de prestidigitador para componer el cuadro y concederle prestigio, ya sumado y unido mi ser. 

Casi

Casi

Casi

Ya

Lo miro desde todas las perspectivas.

Me alejo planos y dimensiones.

Me acerco hasta encontrarme dentro.

No entiendo.

No lo concibo

Imagino

Recuerdo

No es

            Fue

                        Será

Me dejo llevar.

¿Es ello la esencia de un tesoro, su conceptualidad?

Sólo puedo aceptarlo entre la devastación.

Me aferro a la idea que refleja por aquiescencia.

Entiendo.

Ya no salto.

Me hundo.

.

.

.

Abro una puerta.

Salgo.

Diáfana atmósfera (que no metáfora).

Sin ángulos, ejes, coordenadas, tangibles o cardinales.

Me muevo por voluntad, por deseo, en la nada y el todo.

Hasta ahora me domeñó una imperiosa necesidad, una fuerza de pasión insolente, de raíz y frontera, de núcleo ecuménico. 

Siempre en la rueda. Agitando la noria. Perturbando hormigueros.

¿Por qué saltaba?

¿Por qué viajaba?

Para saber. Curiosidades. Romper límites y horizontes.

Estirarlos y deformarlos. Reformarlos. La razón…

Ya no.

Calma. Sosiego.

En el océano universo. Que méceme y arrulla en arrumaco.

Sonrío seguro.

No hay enemigo y sí todos y cualquier peligro.

Veo el temporizador. El microondas. La sopa primigenia.

La lleno de tropezones con mi piel y carne, genes y materia.

Familia.

Revuelvo y remuevo. Huele bien.

A calentar.

9 minutos.

Suena la conclusión de cuenta atrás en BigBang.

Me desvanezco sin probarla. Sin probarme.

Sigo sonriendo.

Llega el borrado y reinicio.  

Volvemos a empezar.

~

“¿Dónde y cuál es la pieza?

¿A quién le toca ser aventurero en sus búsquedas?”

Publicado la semana 45. 06/11/2018
Etiquetas
Desfase
Compartir Facebook Twitter