Semana
22
Román

Concierto de Vermú

Género
Relato
Ranking
1 73 9

CONCIERTO DE VERMÚ

 

Me llamó la música y asomé por los bordes de mi vaso para contemplar el espectáculo. Se escucha regular hundido sin flotar en la cerveza. Deglutiendo.

Me alcé apoyado en el vidrio y acomodé como codo en cual barra, sólo que ya estaba servido y bien servido en de líquida ambrosía, a todos los niveles.

Vi a la Musa que hipnotizó mis sentidos y colapsó mi querer; enamoración súbita por voz e interpretación. No escaseaba la belleza etérea ni metafórica. Estaba invadido y rendí mis murallas y velas.

Lo populoso anegó el lugar, seducidos por esos encantos entonados que no entendían. Sin saber cómo reaccionar más allá de admiración muda con palmas y tacones. Parálisis animada ante el arte. Cultura agotada. Andaba yo prudente en esquiva de todos ellos y estos para que ninguno me tragase por o sin equivocación.

Ella siguió hasta el bis, glorioso de fuegos artificiales en éxtasis sonoro. Impactó cada corazón y aún seguirán eones perdurando esas cicatrices. Se deslizó, pues las musas no pisan suelos, hasta mi misma barra para saciar sus vicios de sed, y fue cuando me vio y  nos vimos. Conocimos y reconocimos.

No pudo evitarlo y no quise impedirlo. Me asió y me bebió. Me saboreó y digestionó placentera, siempre tuve buen sabor y mejor gusto. Enamoramiento por asimilación y simbiosis.

Ahora nado y vuelo dentro de ella. Me reserva las mejores ideas y actuaciones privadas como secretos para su único pirata. No cansa ni canso ni caso. Existe un mundo fuera, que ella vive y a mí no me importa. Somos uno y todo, y así seguiremos.

Eternos y mecidos en la su-nuestra canción.   

Publicado la semana 22. 31/05/2018
Etiquetas
Etérea , Sentidos , Desde la emoción
Compartir Facebook Twitter