Semana
41
Pela

DERROTERO

Género
Relato
Ranking
0 45 7

Bajaba la escalera de su casa, caminaba hasta la esquina, regresaba y volvía a subir. Así lo hacia desde que se despertaba, después de desayunar.

A mediodía su madre lo llamaba a comer y él iba. Mansa, pero ininterrumpidamente, engullía lo que le pusieran delante, en silencio.

Al terminar de comer su madre siempre le preguntaba: "vas a descansar?".

Él no le respondía, bajaba la escalera y comenzaba con su peregrinación cíclica de la tarde, que duraba hasta la merienda; la de la noche: hasta la cena. Luego se iba a dormir.

Un día los visitó una trabajadora social.

En la entrevista con la madre él estuvo ausente, ocupado en su tarea.

"Es autista?" preguntó la funcionaria.

"Nooooo!!!" exclamó su madre, "solo le gusta caminar" explicó.

"Pero hace esto todo el tiempo, no?" inquirió la entrevistante.

"Bueno, si, al igual que lo hacen miles de personas con traje y corbata..." respondió la mujer.

"Bueno, pero no se puede comparar!" explicó desconcertada la trabajadora social, "ellos, por ejemplo,  persiguen una meta" agregó.

La madre le miró y con una sonrisa y tono cómplice le dijo: "Él también tiene una meta, pero no se la dice a nadie, es muy reservado".

Publicado la semana 41. 12/10/2018
Etiquetas
Anda-Aute , Los caminos de la vida
Compartir Facebook Twitter