30
Pela

SOLEDADES

Esa noche entró en la cocina sin encender la luz.

Conocía demasiado de memoria aquel camino sin sorpresas.

La soledad de la casa solo estaba rota por su presencia.

Abrió el refrigerador. Su cuerpo desnudo formó una pantalla delante del haz de luz emergente y una larga sombra se arrastró veloz, por el suelo, a sus espaldas.

Su única compañía.

Cerró la puerta de la nevera y volvió a quedarse solo.

Publicado la semana 30. 23/07/2018
Etiquetas
Dança da solidao-Marisa Monte , Neveras
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
30
Ranking
0 396 1