Semana
28
Pela

LOS GOLPES

Género
No ficción
Ranking
0 21 2

"Hay golpes en la vida", escribió Vallejo.

Es verdad.

Y hay resbalones y hay verticales olvidadas y cómodas horizontales.

Y hay desencuentros, con los otros, con uno mismo, aunque "uno mismo" sea, muchas veces, el reflejo invisible del "otro", desencontrado.

Y hay, cómo no, alegrías a diario, sorpresivas, sorprendentes y, algunas de ellas, incomprensibles.

Y "... hay golpes...", escribía Vallejo, no sin razón.

Hay gopes bajos que duelen más por antideportivos que por dolorosos.

Y hay golpes de suerte que no siempre obedecen al azar.

Y hay golpes en la puerta, golpes de nudillos, tan suaves que rompen el silencio.

Y hay golpes de estado y estados de arrobamiento que se terminan con un golpe estrepitoso, como el ruido que ocasiona la caída de la confianza y el saber que sus añicos son irreconstituíbles, irreconsiderables, irredentos.

Y "...en la vida hay golpes...", constató (supongo) Vallejo.

Y hay boxeadores que entrenan duro para no sentir esos golpes, entrenan duro para que sean otros los que los sientan.

Y hay alegría en la victoria y tristeza en la derrota y un mundo dicotómico que dice que es así, que se gana y se pierde y se pasean glorias y vergüenzas ante los ojos de los otros, los desencontrados.

Y a golpes se aprende.

Y suena la musiquita de "El golpe".

Y uno sigue quieto, con la guardia baja, tratando de no provocar más desencuentros, tratando de que el próximo golpe lo despierte de una buena vez y, de golpe, se eche a andar y rogando (sin "el mazo dando") que ese próximo golpe no sea el "de gracia".

Publicado la semana 28. 09/07/2018
Etiquetas
The entertainer-Scott Joplin
Compartir Facebook Twitter