Semana
23
Paloma Goin

¡Dos cortados!

Género
No ficción
Ranking
0 26 2

Domingo 9 de noviembre  de hace ya unos añitos, no muchos.

Es el segundo entreacto de Madama Butterfly y tras haberme deshidratado llorando entre aria y aria, decidimos irnos a tomar un cafetito mi cuñá y yo.

Aunque estamos en primera fila, a un kilómetro de la cafetería del teatro, apenas ha llegado nadie y dado que tras la barra hay 4 o 5 personas, nos atienden de inmediato. Una señora bastante mayor nos sonríe amablemente mientras le pedimos dos cortados descafeinados.

Al cabo de unos segundos regresa con un botellín de refresco en la mano y nos dice:

-¿La quieren de naranja o de limón?

– Emm…esto…eran dos cortados descafeinados y, si puede ser, con la leche natural, gracias.

– Ay, sí, sí, nenas…ahora se los traigo.

Van pasando los minutos, la cafetería ahora ya está llena de gente tomando refrescos, copas de cava, incluso cortados y nosotras mirándonos con cara de bobas y pensando si Pinkerton y Cio Cio San tendrían el detalle de esperar  aún un ratito.

Se acerca un señor tras la barra y se dirige a las personas que están a nuestro lado:

-¿Qué van a tomar?

-Mire, creo que estas dos chicas de aquí llevan un buen rato esperando.

Y nosotras:

-Sí, sí mire: le hemos pedido un par de cortados a aquella señora de allí, pero no los ha traído aún.

-¿No les ha servido?  Mmmm… Fulanita, ¿no les has puesto los cortados? (Cuchicheos raros entre ellos, yo creo que hablaban de la Fanta de limón que la mujer pretendía servirnos) Bueno, no se preocupen, se los traigo de inmediato.

-¡Meeecccc! (Dios. Primer aviso para volver a la sala)

Y yo:

-Cuñá, te voy a hacer una pregunta absurda: ¿le hemos dicho que lo queríamos descafeinado?

-¡Agh! ¿Y lo de la leche natural?

Tras interminables minutos aparecen los dos cortados, con todita su cafeína y ardiendo. Imposible acercar los labios al borde y desde luego ni pensar en tragar esa lava abrasadora que cauterizaría cualquier úlcera o lesión interna a su paso.

-¡Meeecccc! (Ayayayayayayyyy)

-Cuñá ¿te queda mucho? (casi sin voz debido a las quemaduras de primer grado)

-No,no mucho. La mitad. (apenas audible, la pobre) ¿Y a ti?

-A mí es que ya me da lo mismo, he perdido la sensibilidad en la lengua hace rato.

-¡Meeecccc! (¡¡Aaaagghh!!)

Corriendo desesperadamente para llegar a nuestras localidades antes de que el ridículo nos impida volver a sentarnos si llega a sonar la primera nota; cabreada, y con la garganta abrasada  sólo puedo pensar que la próxima vez que vaya a la ópera, pido directamente una Fanta de limón. Helada.

Publicado la semana 23. 08/06/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Siguiente Texto