17
Pablo López

Domingo

Limerencia: estado mental involuntario el cual es resultado de una atracción romántica por parte de una persona hacia otra.

 

Un día prometí que te escribiría en un relato..

Y como dijiste que solías ser torpe para captar las sutilezas

te hablaré directo,

para que nadie más crea que le echo de menos

tanto como me pasa contigo.

 

Llenaste tus canciones de Vetusta Morla de silencio

para que pudiera gritar tu nombre durante cinco minutos.

Te llevaste más de lo que estaba dispuesto a ofrecer en un principio

pero sin duda menos de lo que te habría dado.

Apagaste y cerraste dejándome dentro de una habitación de cristal donde nunca es de día.

Me dejaste viviendo en puntos suspensivos esperando que escribiéramos el siguiente capítulo.

 

Hoy hace dos meses y un día que no me hablas.

Hoy hace dos meses y un día en los que mi única manera de saber que estás vivo es comprobando cómo cambia tu última conexión de Whatsapp.

Hoy hace dos meses y un día en los que nuestras conversaciones antiguas se han convertido en mi libro de cabecera.

Hoy hace dos meses y un día en el que me dijiste “Buenas noches” y todavía no ha salido el sol.

Hoy hace dos meses y un día en los que cuento cada hora con una raya a lápiz en el gotelé de mi pared.

Como si fuera una condena

pero dándome libertad en vez de encerrarme entre barrotes

 

¿Se puede echar de menos a alguien que no conoces?

La idea de que tú tampoco puedes parar de pensarme me maravilla y me asusta a partes iguales.

Quiero que pasemos una noche entera así,

agarrándonos;

como si fuéramos náufragos en el océano de una cama,

rescatándonos un poquito cada uno.

Mi pantalla es una sucesión de frases inconexas que juegan a ser versos

pero que no consiguen armar tu poesía

supongo que es porque todavía no he conseguido morir en tus labios

ni he escrito mi testamento con mi dedo en tu espalda

 

Estoy a dos mensajes dejados en leído de llamarte por teléfono, con todo el agobio que eso me supone.

Estoy a tres noches sintiendo tu fantasma de dejar de creer en la películas románticas independientes.

Estoy a una cuenta atrás de darme cuenta de que no hay nada por lo que hacer una cuenta atrás.

Estoy a medio párrafo de empezar a escribir comedias para seguir llevándome la contraria.

 

Cuando hablaba contigo no pensaba en nada

Y me encanta pensar, pero cuando estaba contigo no,

Solo flotaba

Y buscaba en google como se puede abrazar a alguien que está a 400km

Vuelve por favor. A traspasar la pantalla y abrazarme mientras duermo.

A robarme el sueño mientras hablamos a oscuras.

A prometerme que algún día me susurrarás hasta caer rendidos.

 

Quizá lo mejor es no hacer,

no hacerse preguntas.

O quizá desechar cualquier respuesta.

O, simplemente, mirar la vida pasar.

O, mucho más sencillo, hacer las preguntas correctas a las personas adecuadas.

O dejar pasar.

Como si pudiera vivir sin saber qué razones hay detrás de este negro

 

Qué bien funcionas como recuerdo.

Cada cierto tiempo me permito congelarme y cerrar los ojos

Y en mi cabeza parpadea una palabra como si fuera un cartel de un casino y yo un ludópata apostando por encima de mis posibilidades

Y en mi cabeza parpadea una palabra como si fuera una luz de emergencia que previene el desastre.

Una palabra que tú mismo me enseñaste.

 

Limerencia: estado mental involuntario el cual es resultado de una atracción romántica por parte de una persona hacia otra.

Estado mental involuntario.

Involuntario.

La razón por la que no puedo culparme de perderme en nuestra ficción un martes a las cuatro de la mañana

Publicado la semana 17. 29/04/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
17
Ranking
1 380 0