Semana
15
Pablo López

Bang, bang

Género
Relato
Ranking
1 176 1

La luz estaba apagada... Todo en silencio. Se miró la mano y sintió el peso de aquel revólver. Miró al frente y vio una gran cristalera con el paisaje de la ciudad que nunca duerme. Nueva York. Con la mano libre cogió la copa de champagne que tenía en la mesa de al lado. Le dio por reír. Alto, a carcajadas, mientras observaba la noche en esa ciudad de locos. Bebió un largo trago de la copa, casi hasta el final. En su cabeza solo podía ver imágenes borrosas, sin ningún orden ni sentido. 

Repasó el plan. Llegaría su marido dentro de un poco, encendería la luz y la encontraría allí, de pie, con su vestido negro, despampanante, perfecto para la ocasión. Levantaría el revólver hasta que le apuntara y disfrutaría de cada gesto de terror que se dibujaría en su cara. Le soltaría el discurso sobre que ella se ha enterado de que le ha sido infiel, bebería de la copa, dejaría unos segundos de tensión y... Bang, bang.

Se imaginaba la escena en la cabeza una y otra vez y mentalmente repasaba su futuro monólogo. "Mi vida está hecha de sueños rotos, afilados... Tan afilados que me duelen". Bang, bang. "Hace tiempo que noto que ya no me miras con esos ojos brillantes". Bang, bang. "Si te digo la verdad te entiendo, ahora te toca entenderme a mí". Bang, bang...

Se empiezan a escuchar el sonido de unas llaves... Ella se levanta y se pone enfrente de la puerta de entrada. Se abre la puerta y él aparece. Ella levanta el revólver con una sonrisa tan bella como siniestra, con los ojos rabiosos, y comienza a echarle todo en cara. 

Él se queda paralizado... Su cara no muestra más que terror puro... Terror puro y... ¿Confusión? Pero ya es tarde.
"Si te digo la verdad yo te entiendo" dice ella "ahora te toca entenderme a mí". Ella bebe un trago de la copa y respira hondo, su dedo roza el gatillo. Él no dice nada, no sabe qué decir, ni siquiera sabe qué está pasando. El sudor le recorre por la espalda... Frío, helador, como presagiando lo que se acerca. Él cierra los ojos... Y se prepara para lo que venga.

Entonces ella lo hace real. Aprieta el gatillo. Bang, bang. Puede asegurar que no se arrepiente de ello. Bang, bang. Y ahora ella es más feliz que nunca. Bang... Bang.

Las serpentinas salen de la boquilla del revólver. Ella le grita a su marido "Feliz aniversario, cariño" y corre a abrazarle. Y entonces él recuerda porque doce años atrás él le dijo que sí.

Publicado la semana 15. 15/04/2018
Etiquetas
Bang, Bang
Compartir Facebook Twitter