29
Paloma G.

Entrar en bucle

Servidora de ustedes por la calle, de compras y pensando en mis cosas. De repente, una señora a la que, lo juro, no conozco de absolutamente nada, se me echa encima y me abraza con una sonrisa de oreja a oreja y:

-¡Nena! ¿Qué tal, guapa?  ¡Cuánto tiempo sin verte!

Yo pienso que sí, que efectivamente debe de hacer mucho tiempo porque ni puñetera idea, pero como que además de muy despistada, soy muy educada, le sigo la corriente por si acaso.

-Pues ya ve usted, bien… de compras aprovechando el buen tiempo.
-¡Qué alegría me ha dado encontrarte!  Y tus padres, ¿qué tal están?

(Aquí ya me suena la alarma y empiezo a sospechar que, o me confunde con otra persona, o -efectivamente- hace mucho que no nos vemos, porque mi padre hace ya nueve años que nos dejó, pero, en fin…sigo)

-Bien, mi madre con sus cosas y…
-¿Y tu hijo?

-Hija

-No, el chico, tu hijo

-Es chica, tengo una hija.

-Emmm…ya, estooo  y ¿qué tal?

– Muy bien, estudiando con muy buenas notas.

-¿Y el chico?

-Chica, es una chica.

-Pero también tenias un niño, ¿no?

-Niña, es una niña.

-Ah, claro, el otro debe ser ya mucho más mayor…

...Y esto es lo que en informática se conoce como "entrar en bucle".

Publicado la semana 29. 16/07/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
29
Ranking
0 164 0