Semana
06
P. G. López Ilich

Cuando el sol ya se esconde

Género
Relato
Ranking
0 74 0

   Corro porque si no pierdo el bus. Aún me duele el pie. De madrugada me levanté a mear y pisé la clavija del enchufe del portátil de uno de mis compañeros de piso. El wifi, nuestro wifi, iba mal, y se acercó al otro extremo del pasillo para birlarle Internet a los vecinos. El resto de la historia se me ha clavado bien dentro.
    Es un sábado a las nueve de la noche, llevo cuatro horas metido en la biblioteca y antes había hecho dos tours. Mi jefe se sigue despreocupando de nosotros. El peso de los libros de Hinduismo y del portátil me hacen botar la mochila a cada zancada reventándome los hombros. En una mano, la tarjeta de transporte y en la otra una bolsa con varias peras, tres berenjenas y dos aguacates. Mientras, llueve. La lluvia inglesa, que parece que Dios te está echando agua con un pulverizador desde arriba. Mi abuela la llama un calabobos. ¿Qué soy yo?
    Un estudiante. No obstante, a mí nadie me avisó que los sábados por la noche las estudiantes llevan desde el desayuno sin llevarse a la boca por estar trabajando, se rallan con su expareja, auto-boicoteándose su posibilidad de terminar la entrega a tiempo y que esperan al bus bajo el calabobos mientras les llega el olor a estiércol del campo de al lado.

    Hoy domingo, el vídeo de M. Rajoy bailando Mi gran noche me ha alegrado el día, el por qué… tiene que ver con el enchufe.

Publicado la semana 6. 11/02/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter