Semana
19
P. G. López Ilich

Apuñálame, nunca he estado vivo

Género
Relato
Ranking
0 37 2

-Te tropezaste y seguiste andando como si nada, según él. Por eso te reconoció. –dice Lucía.
   -Bueno, ¿y qué pasa, que soy el único que se tropieza? –le miro a él- ¿tú no, Luis?
  -Yo antes poco, pero ahora con la pierna como la tengo bastante más, tengo que andarme con cuidado.
   Su forma de hablar me recuerda al ruido de un cortacésped, rápida pero como atrancándose cada dos o tres segundos. Es la forma de hablar de la capital, la oda a la instantaneidad. Nos despedimos, y al ver que el bus sale en un minuto Lucía y yo corremos. Hablamos de nosotras, de Contraseña Pez Espada, de que no he conseguido terminar nada de las tres intentonas de escribir algo.
   Por la ventana del bus veo los escaparates enormes, iluminados, limpísimos, pero con solo dos o tres artículos. Después de varios de éstos, mi vista se encuentra con una pequeña tienda de todo a cien. Leo:  H__S M__DRI_. La mitad de las luces de neón están rotas.  El interior de la tienda está apagado, pero se distinguen muchos bultos.
   -Sí, yo creo que lo de las insta-stories va a ayudar bastante a la difusión del blog, y además nos acerca bastante a quien nos lee, nos hace auténticos. Contar lo que nos apetece, en el momento y desde dentro.
   -A ver, si es que somos gente normal, ¿sabes? Gente normal, que escribe.
   -Eso es, menos mal que no tenemos a ningún buñuelo de viento. Es de Valle-Inclán, ya sabes, personas que viven como artistas, como si los artistas no fueran personas. Precedemos a la etiqueta, no al revés. Así hay cada espécimen por ahí.
   -Es lo que hablabas antes imagino, hablar mucho y decir poco. Pero todos somos buñuelos de viento en algo-
-O no.
-Pues sí. A ver si ahora me vas a decir que no te das maña en aparentar algo cuando bien lo quieres.
-Bueno, no lo niego, ¡que me pinchen con la aguja y me desinflen! –río.

Publicado la semana 19. 13/05/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter