Semana
15
Meri Catania

Un pulso al azar

Género
Relato
Ranking
0 28 0

Cuchillos al alba, guadañas de luna que arremeten a muerte. No les es fácil acertar. El hombre aunque sorprendido consigue en un principio zafarse del demonio con  tres cabezas y seis brazos. Suena un  golpe seco al caer sobre el suelo desplomado. Una dentellada de acero en la yugular. Una  mano  inmisericorde que oculta la daga.

 

Se hace el silencio. Las capas esconden los rostros salpicados de sangre. Pasos rápidos sobre el pavimento de piedra gélida y el  roce de pies culpables se siente en el patio. La luz de las calas iluminadas por el farol, refleja el mismo color lívido del ausente, el que ha sido expulsado de la vida con saña, apuñalado a traición en la antigua puerta de la Esperanza. Broma caústica y desatino ir a morir a la puerta de la Esperanza.

 

Unas horas más, sólo con que el amanecer hubiera llegado y no habría existido ningún embozado que lo acorralara. Pero cambia el destino más rápido de lo que gira la Tierra sobre su eje y el último pálpito del hombre suena como un tamborileo hecho con las manos, como el choque de los dados contra  la mesa.

 

 Dos horas antes sale del Mesón del Lúpulo. Es el regente indiscutible en el reino de Ana la Bella. Arde entre sus muslos después de la última partida, el estómago repleto de la  carne de un corzo.

Los dados cantan sobre  el banco de madera y todos pasan del silencio tenso  a la algarabía. Es un  nueve. Flotando en la jarra del vino aletea una mosca ensangrentada por el tinto de añada. Preludio de la mala muerte. Un tres y un seis. Gana. Tres cabezas y seis brazos…pierde.

Publicado la semana 15. 15/04/2018
Etiquetas
Cyrano de Bergerac, Los tres mosqueteros
Compartir Facebook Twitter