33
Merche Blázquez

MEMORIA DE PEZ

  ¿Las siete ya? Tengo la sensación de no haber dormido nada. Cinco minutos más, va...

  ¿Las ocho ya? ¡Mierda, no ha sonado el despertador! No sé cómo lo hago, pero cada día llego tarde. Al final me van a echar.

  ¿Qué coño hace la escoba en medio del pasillo? A ver si es que soy sonámbula... Pediré cita con el médico y lo comentaré, a ver qué se puede hacer. Bueno, eso será cuando quiera encenderse el ordenador, que hay que pedir la cita por internet.

  Quince notificaciones de Facebook... ¡Qué tortura! Al final saldré de todos los grupos, solo sirven para saturarte con publicaciones chorras, ni me acuerdo de por qué me uní a ellos.

  ¿Qué coño hace la escoba al lado de la impresora? A ver si es que soy sonámbula... Voy a dejarla en su sitio antes de que tropiece con ella.

  ¡Ostras!, ayer me dejé la lavadora a medias de llenar. Voy a ver si encuentro más ropa sucia para completarla.

  «Plaf». ¡Menuda hostia! He tropezado con la escoba. ¿Quién coño la ha soltado ahí, a medio metro de su sitio? Voy a tener que ir al médico, me he hecho daño. A ver si me sale visita para hoy mismo; si no, tendré que ir de urgencias, que este tobillo se está poniendo feo.

  Veinte notificaciones de Facebook... ¡Qué tortura! Al final saldré de todos los grupos, solo sirven para saturarte con publicaciones chorras, ni me acuerdo de por qué me uní a ellos.

  ¡Mierda, las nueve! ¿Pero a qué hora ha sonado hoy el despertador? Al final me van a echar del trabajo. Me tomo un café con leche y salgo pitando. Bueno, eso será si deja de dolerme el tobillo, debo de haber tenido el pie en mala postura esta noche. Creo que lo tengo hinchado; voy a tomarme un antiinflamatorio, y si no mejora pediré hora con el médico.

  ¡Qué rico está el café! A veces me parece como si cada día fuera la primera vez que lo tomo, de tanto que me sorprende su sabor. Me tomaría otro, pero es tarde y tengo que vestirme.

  ¡No tengo blusas limpias! Voy a mirar en el tendedero... ¡Joder, ayer dejé la lavadora a medias de poner! Voy a ver si encuentro algo más de ropa sucia para llenarla.

  «Plaf». ¡Menuda hostia! ¡Me ha fallado el tobillo! Suerte de la escoba que estaba aquí mismo, a saber por qué, y me sirve de muleta para llegar a la habitación a vestirme.

  ¡No tengo blusas limpias! Uff, iría a mirar en el tendedero, pero me duele demasiado para ir haciendo viajes a lo tonto. Me pongo una camiseta y me voy a urgencias.

  ¡Mierda, las nueve y media! Voy a llegar tarde. Al final me van a echar. Me tomo un café y salgo pitando. No tengo hambre, pero no puedo irme así, que luego me ruge el estómago. Lo que no sé es cómo voy a correr con este dolor tonto de tobillo que tengo. ¿A ver?, ¡pero si lo tengo hinchado! Voy a tomarme un antiinflamatorio, y si no mejora pediré hora con el médico.

  ¡No recordaba que el café estuviera tan bueno! Me tomaría otro, pero es tardísimo y tengo que vestirme. ¡Uff, si no puedo ni andar! Voy a tomarme un antiinflamatorio y me tumbo un poco hasta que me haga efecto. Total, ya voy tarde, qué más da media hora más.

  ¿Las diez ya? ¡Mierda, no ha sonado el despertador! De esta sí que me despiden.

  ¡¡¡Aaaaaaaahhhhh!!! ¡¡Qué dolor de tobillo!! No puedo ni andar, tendré que llamar al médico. ¿Dónde habré dejado el móvil? Si no hubiera dado de baja el fijo haría una llamada para localizarlo.

  «Riiiiiiiing, riiiiiiiiing, riiiiiiiing»

  ¿Está sonando el móvil? Creo que suena por el lavadero, a ver si consigo llegar, me duele un montón el tobillo y no sé por qué.

  ¡¡¿Pero qué cojones hace el móvil en la lavadora?!! Menos mal que no había ropa suficiente para llenarla y no la puse en marcha.

  —¿Diga? ... ¿Quééé? ¿Despedida? ¿Por llegar tarde cada dos por tres? ¡Eso no es cierto, me habrá pasado un par de veces al año, no más! ... ¡Vale, vale, iros a la mierda, ya encontraré otra cosa, las empresas se dan hostias por un cerebro como el mío!

  ¿Qué voy a hacer ahora? Tendré que buscar otro trabajo. Venga, internet, al lío.

  ¡Uff, lo que me ha costado llegar al ordenador con este dolor de tobillo! Voy a tomarme un antiinflamatorio, y si no mejora me iré a urgencias.

  ¡Treinta notificaciones de Facebook! Menudo suplicio, voy a salir de todos los grupos.

  ¿Las once? ¿Es que no ha sonado el despertador, o es que hoy es domingo? Voy a mirar el calendario...

  ¡Joder, si no puedo andar! ¡Menudo dolor de tobillo! Ahora entiendo que esté en casa, ¡estoy de baja! Ojalá pudiera acordarme de cómo me lo hice. Pero... estoy vestida, ¿por qué? Ah, claro, seguro que me toca ir a por el parte de confirmación de baja.

  ¿He cerrado bien la puerta? Vale, sí...

  ... Me he quedado en blanco, ¿adónde iba yo? ...Con este dolor de tobillo, a ninguna parte. Voy a llamar al trabajo y aviso de que voy al médico y que seguramente me darán la baja.

 

Publicado la semana 33. 15/08/2018
Etiquetas
50 primeras citas , ... No me acuerdo , No sé , memoria, pez, escoba, tobillo, trabajo, café, lavadora, médico
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
33
Ranking
6 371 5