25
Merche Blázquez

Relevo generacional

  A veces imagino la vida como una escalera automática. 

  Un día me pusieron en ella, en el primer escalón. No se veía nada desde allí, solo gente que ya iba por un tramo más elevado que el mío. No podía siquiera ver la longitud de la escalera. Me parecía eterna. 

  Más adelante, veía claramente a los que se iban incorporando después de mí. Me parecía estar muy arriba, pero seguía sin poder ver el final. 

  Después, oía a los que estaban más arriba que yo decir que algunos habían llegado al final, cosa que a duras penas me afectaba. Ocasionalmente, veía gente abandonar la escalera saltando por la barandilla. Aquello era extraño, lo normal era llegar arriba, no dejarlo así. 

  Esta sensación es muy duradera. Estás en una zona en que te enteras de lo que ocurre arriba y abajo. Algunos abandonan precipitadamente la escalera. Les oyes decir que están aburridos de ella, y que buscan emociones. Parece ser que llegado a cierto punto, las emociones tienen un más que probable trágico final. 

  Y si tú no te bajas en marcha, llegas al punto en que no necesitas que te cuenten que fulanito ha llegado al final. No lo necesitas porque tú mismo lo ves. Ahora eres tú quien informa a los de abajo. 

  El siguiente en llegar a la cima eres tú. Solo puedes evitarlo de una forma: saltando en marcha por la barandilla. 

Publicado la semana 25. 22/06/2018
Etiquetas
La vida misma
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
25
Ranking
8 397 1