52
Merche Blázquez

Cuento de Navidad II: El fantasma de las navidades presentes

¡Otra vez Navidad! ¿En serio que no se cansan? Como no lleva una ya suficiente estrés, hay que añadir a la rutina unas compras superfluas, limpieza a fondo de la casa, porque si no, te ganas unas críticas que no quiero ni pensar, y el trabajo de organizar un menú especial de Nochebuena, de Navidad, de San Esteban, de Nochevieja, de Año Nuevo y de Reyes, para después empezar una dieta de operación bikini. Oiga, ¿y puedo empezar la dieta hoy?, a ver si así me libro...

En fin, a pasar por el aro. Ya tengo regalos para todos. Benditos repartidores de Amazon. He tenido que dejar las cajas fuera del contenedor de papel y cartón, estaba a rebosar. Ahora, a pensar en los menús. Veamos: Alba tiene intolerancia a la lactosa; Jesús, alergia al gluten; Ricardo es diabético; María tiene alergia a los mariscos y al anisakis del pescado, y Carlos y su novia son veganos por convicción. Me voy a volver loca.

¿Sabes qué?, mientras lo pienso, envuelvo los regalos. Voy a necesitar como cinco rollos para todo esto...

¿Por qué me habré deshecho de la caja?, con esta forma no hay quien lo envuelva, se desmonta todo, estoy gastando un rollo entero con un solo regalo.

Bueno, por fin. Volvamos a los menús. ¡Qué narices, estoy no hay forma de congeniarlo más que con una ensalada verde con tofu y frutos secos, y me niego a celebrar así la Navidad.

¡Mierda, Alba también tiene alergia a los frutos secos!

No me queda otra: pongo de todo y que cada cual coma de lo que quiera. Ya pondré etiquetas de alérgenos en cada plato.

Jamón, que no falte. Pero no voy a comprarlo entero, no tengo tiempo de cortarlo, mejor ya cortado. Mira, jamón ibérico cortado y envasado al vacío; genial, así, si no se gasta todo, se conserva mejor. Tofu, con este paquete creo que bastará. No, mejor dos. Unos patés, que no falten; porciones de varios sabores envasadas al vacío, guay. Tostadas para untar los patés, normales y sin gluten.

¿Qué es esto?, ¡turrón sin gluten, sin lactosa, sin azúcar añadido y sin trazas de frutos secos! ¿De verdad existe? Parece que lo hayan creado especialmente para nosotros. Me llevo tres. Bueno, y el plato fuerte, cochinillo asado, con su salsa, envasado al vacío, calentar y listo. Para las ensaladas ya tengo de todo en casa.

Me olvidaba: mantel navideño de papel, platos, vasos y cubiertos de plástico, que solo tengo vajilla para seis personas, y seremos catorce.

****

Tanto trabajo para un par de horas de reunión. Héctor y familia se han tenido que ir antes de los postres, su suegro ha sido ingresado de urgencia por un ictus. Alba y Juan habían quedado después con unos amigos que celebran las bodas de plata, Ricardo ha tenido una subida de azúcar, aunque la ha controlado bien con una dosis extra de insulina, y Carlos y compañía no han abierto la boca en toda la cena, hasta que a la hora de marchar, Carlos me ha dicho que estaban indignados porque he puesto un nacimiento de plástico y no de barro.

Y ahora, a recogerlo todo. Menos mal que los platos son de usar y tirar, si no, menuda faena lavarlo todo.

Por último, a sacar la basura. Esta bolsa al orgánico, más de la mitad de la comida; esta, a los envases, la que más abulta, que los plásticos están por todas partes; todos los papeles de regalo al de cartón, junto con las cajas de las tostadas, del tofu, etc., que menos mal que lo vaciaron esta mañana, porque si no... Y por último, los botes de cristal de los espárragos, las olivas y las anchoas.

Publicado la semana 104. 27/12/2019
Etiquetas
We wish you a Merry Chrismas , Charles Dickens , Navidad, Fantasma, Presente
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
52
Ranking
1 102 0