Semana
42
Marisa Herga

El maestro pintor

Género
Poesía
Ranking
1 48 2

Cuando surge, es sólo eso:

una idea indefinida,

una vaga imagen insistente,

que penetra y taladra

la etérea nebulosa del pensamiento,

y, luego, en un esfuerzo infinito,

toma cuerpo, transformándose,

con nueva vida, en su interior.

 

Con liviana sutileza,

sobre su oscura paleta de madera,

el sabio alquimista mezcla pigmentos de colores.

Los rojos, los azules, los amarillos, los blancos,

brotan de su pincel en tonos distintos,

algunos desconocidos hasta ahora,

otros muchos, únicos, inventados por él.

 

La inspiración domina la mano del artista

que se abre paso libre, autónoma, ligera,

y sobre el inmaculado lienzo

va esbozando formas imprecisas,

avanzando trazos que sólo él conoce;

concibiendo líneas, creando rasgos,

Su propia visión camina complacida,

navega entre las sombras,

descubre luces donde no existían,

da vida al movimiento que nadie más ve.

 

-¿Es un truco?, pregunta la voz infantil.

-No, mi niño, eso es arte.

 

 

 

Al crear, aparenta ser simple.

Su ingenio lo hace parecer  sencillo,

cuando su duende de la nada engendra

ríos, nubes, mares, bosques,

cimas nevadas, jardines florecidos,

donde el agua fluye, los árboles se agitan,

los cuerpos danzan,

y los ojos que miran a los nuestros,

nos transportan a espacios infinitos,

nos elevan lo más profundo del espíritu,

invadiendo nuestra alma de emociones.

 

¿Es magia entonces?

-No, niño mío, es un caudal envidiado,

algo asombroso  y extraordinario,

que no puede comprarse,

que sólo poseen los más afortunados.

 

-Eso, mi bien, se llama talento.

Publicado la semana 42. 15/10/2018
Etiquetas
Sinfonias de Mozart , Estética, color, forma. , Siempre que se pueda y sino se hace que se pueda , Pura afición
Compartir Facebook Twitter