43
Alba Plata

Una canción para Lucía (1)

 

La finca el Giguerón grande junto con La Giguerilla y la Giguerilla chica son las propiedades del amo, una inmensa extensión de tierras, tan amplia como su propio nombre de hombre de la más rancia nobleza, ilustre y Grande de España, que abarca hasta donde alcanza la vista; va desde la orilla oeste del río truchero hasta la cima de la montaña de cumbres cubiertas de nieve casi todo el año: harían falta más de dos días para recorrerla entera a caballo. Todo lo que existe, todo lo que vive y crece, los montes y matorrales, el río y los peces que allí habitan, los pastos, los cañaverales, el interminable olivar, las viñas, los campos de cereales, las casas de la aldea, las de los jornaleros con todos sus enseres, los útiles de labranza, los animales domésticos y la fauna animal y la flora que vive salvaje en la zona, las personas que allí trabajan, la iglesia, la tierra y el cielo, todo, absolutamente todo, es propiedad del amo, el marqués don Gonzalo de Solís Márquez de Carrión y Fernández de los Cobos, Marqués de Monte Alto, el hombre más rico de la región y uno de los más grandes potentados del país, poseedor de tierras, edificios, solares y obras de arte, como dueño y señor absoluto, herencia de sus antepasados desde tiempo inmemorial, transmitido y ampliado de generación en generación hasta la actualidad. 

Publicado la semana 147. 19/10/2020
Etiquetas
Los santos inocentes , latifundios , Siempre que se quiera , Pobreza
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
III
Semana
43
Ranking
3 117 0