34
Marazul

ÚLTIMO BRINDIS

En pleno vendaval, oscurecido el cielo,

bramo mi tristeza.

Sobre un oscuro islote de volcánica arena,

veo cómo un adivino, con su recio bastón,

traza un mágico círculo.

Avanza sus pronósticos, silba el viento;

los poderosos, con la sangre en su rostro,

acaparan sin cesar.

¡Tan lejos de los míos, el exilio me parece eterno…!

Toda mi vida he padecido males; a duras penas

mantengo el equilibrio en el borde de la estrecha terraza.

¡Más pesares tengo que cabellos sobre mi cabeza!

Vencido, bueno para nada, aún oso alzar

una última copa de áspero vino.

Publicado la semana 34. 20/08/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
34
Ranking
0 124 3