39
Juan Palomo Calleja

CADENA PERPETUA

CADENA PERPETUA

Excelente película. Te la recomiendo si no la has visto.

Drama carcelario con sorprendente final.

Hay un personaje secundario fundamental. En parte motivador adicional del objetivo del protagonista de la peli: la libertad y la justicia.

¿No supo adaptarse a la vida normal este personaje, ya anciano?

No pudo adaptarse. Tanto años encerrado siguiendo ovejunamente las pautas dictadas dentro, que no pudo enfrentarse al mundo de fuera

Demasiadas decisiones que tomar una vez salió, se bloqueó.

Fue incapaz, y se suicidó estando al fin en libertad.

En el hospital psiquiátrico te lo dan todo mascadito. Tomas muy pocas decisiones. Estás en una burbuja, entre algodones, nadie minusvalora tu estado mental. No tienes que esconderlo. No te cuesta casi nada cumplir con sus normas. Las obligaciones, todas para rehabilitarte, te las van imponiendo al ritmo de tus posibilidades

De tus posibilidades, insisto: el enfermo mental es consciente de querer, pero no puede. Los cuidadores profesionales lo saben, por ello introducen gradualmente las obligaciones siempre bajo supervisión terapéutica. Hasta hay terapeutas ocupacionales, especializados en que puedas y debas ocuparte de actividades o tareas, de forma lúdica incluso, en preparación de tus futuras obligaciones diarias tras el alta.

Con mucha profesionalidad,  cariño y firmeza, hacen que vuelvas a levantarte a la misma hora todos los días, a lavarte, a afeitarte,, a desayunar,  al patio, actividades, a psicoterapia, a la siesta -programada y limitada - al paseo, a la visita; en definitiva, los actos más básicos y esenciales, los hábitos que antes de alcanzar y enlazar fases agudas de tu trastorno realizabas casi de forma inconsciente, pero habitual, puntual y ordenadamente.

El excelente equipo profesional te estabiliza, elimina tus delirios, equilibra tus reacciones, te obliga a adquirir herramientas para gestionar tus emociones, favorecen y consiguen la remisión de consumos tóxicos  que tu incrementaste hasta niveles dependientes. Todo ello con una escasez de medios vergonzante

Por unas semanas dejas de recibir recriminaciones, acusaciones, faltas a tu dignidad y castigos

Ajustan la medicación para tu trastorno mental, te estabilizan y al alta estás con posibilidades de iniciar una lenta, larga y difícil recuperación hasta niveles más que suficientes para un correcto desenvolvimiento personal

Los sufridores de trastornos psiquiátricos ansioso-depresivos cumplimos una pena de cadena perpetua aunque seamos aparentemente libres. Cumplimos condena desde las primigenias manifestaciones de nuestra enfermedad o enfermedades hasta la mayor mejora posible.

Algunos pagamos cadena perpetua desde la infancia o adolescencia,  momento en que empecé a necesitar los primeros somníferos.

Hoy, 30 de septiembre de 2.018 ya anda entradito el otoño.

Y, en mi caso, el otoño siempre viene acompañado de la depresión, maldito bicho.

A la depresión le han precedido dos semanas de ansiedad de la fuerte.

Y el resultado es la angustia, la tristeza, dolor interior, cansancio permanente, cambios de humor y disimulo, mucho disimulo: con una enorme pegatina de emoticono sonriente pegada a una cara de las de estar mascando mierda.

 

Publicado la semana 39. 30/09/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
39
Ranking
0 57 1