Semana
11
Juan Palomo Calleja

¡JODER, COMO ME DUELE EL PIE¡

Género
No ficción
Ranking
0 116 0

Pues es verdad, lo tienes muy inflamado, Ya te he dicho que me duele, ¡Algo habrás hecho¡, ¡Sólo correr un poco ¡, Tú y tu manía del jogging ese para atrás¡, Que no, coño, suavecito para alante y como siempre, Es que ya te vas haciendo mayor, ¿Me estás llamando viejo?

Cuando un pie enferma duele, duele el pie claro. Es un dolor físico más o menos agudo, localizado, evidente incluso a simple vista.

Un pie se queja, a su manera pero se queja. Cambia de color, de volumen, de apariencia en definitiva. Te hace blasfemar si lo apoyas, si te lo tocan o lo mueves.

Si enferma tu pie, tranquilo porque te queda otro, derecho o izquierdo da igual, como con nulo carácter científico he descrito más arriba.

Con bastón o muleta puedes deambular, aunque sea con dificultad  y con antiinflamatorios puedes llevar una vida casi normal, salvo lo de correr.

Exhibes ufano tu muleta esperando los halagos ajenos del tipo: " Tal como tienes el pie y ¡sigues trabajando¡ ".

O vas a recoger a los niños al cole en autobús, en lugar de andando. Los demás papás y mamás admiran tu perceptible, evidente y manifiesto esfuerzo.

Hablas por teléfono, contestas los emails, publicitas en el Facebook tu lamentable situación, te responden tus 600 mejores amigos del Facebook o Instagram o Whatsapp o Periscope, o Twitter y te desean todos una pronta recuperación: máximo 40 días de yeso + un par de semanas de fisio, no más.

Atiendes a los amigos, la familia, pides sal a los vecinos, ves una peli con tus hijos, les preguntas cómo ha ido el cole, cubres  los pagos, la hipoteca, haces planes para las próximas vacaciones, eres amable - si no te duele -, respondes al teléfono, llamas para ver cómo están tus ancianos padres, tus amigos se interesan por ti, los vecinos te ceden la puerta, en fin, casi normal salvo el coñazo de la muleta, el vendaje o el yeso.

En definitiva, el pie es un enfermo

TANGIBLE

PERCEPTIBLE

LOCALIZADO

EVIDENTE

EXPLICABLE y ENTENDIBLE

PREDECIBLE

CURABLE

VISIBLE

LÓGICO ergo RACIONAL

y

CON EVIDENTE RELACIÓN DE CAUSALIDAD.


RELACIÓN DE CAUSALIDAD:

CAUSA => EFECTO

" ME ROMPÍ EL PIE " => " ME DUELE EL PIE "

" ME DUELE EL PIE, Y SOLO EL PIE "

¡ JODER, CÓMO ME DUELEN LAS NEURONAS ¡

¿Has oído alguna vez esta expresión?.

Las neuronas no duelen, bueno, en puridad tampoco enferman. Sólo se van muriendo a partir de cierta edad del propietario;  pero como tenemos muchas no hay problema.

Si todavía estás en la mocedad no te excedas en darles mala vida, estás todavía en etapa de desarrollo. Puedes ralentizar su incremento de forma irreversible, de manera que en un futuro tendrás muy poquitas de reserva o incluso menos de las que necesitarás.

Y si ya eres de edad madura, debes conservar al máximo las que te quedan porque no producirás más.  Lo que te gusta - si lo consumes en exceso- es malo para las neuronas, así que tarde o temprano deberás administrar tus vicios.

Lo dicho, las neuronas no duelen, no avisan de forma evidente. No siempre existe un momento inicial  puntual o traumático que te impida llevar ipso facto una vida relativamente normal para los tiempos en que estamos. Hay indicios pero los ignoras, y los ignoran o no los captan tus padres o hermanos o pareja.

¿Dificultades para dormir? ¿Tensión quasi constante? ¿Dolorcillo en el pecho o la boca del estómago? ¿Migrañas? ¿Cambios de humor? ¿Períodos de gran actividad seguidos de abulia? ¿Cansancio habitual? ¿No puedes respirar? ¿Falta de apetito? ¿Dolores articulares o musculares?

Cuando al final, muy al final decides manifestarlo a los tuyos, hacérselo evidente:

“¡ Bah ¡ eso son los nervios "

" Hazte una tisana "

" Manías tuyas "

o bien:

" Ya tenemos bastantes problemas, no nos vengas con tonterías "

" ¡ Ya está el niño queriendo llamar la atención ¡ "

Y en un futuro muy cercano, no sólo no lo podrás publicitar, sino que te lo callarás, lo ocultarás a los demás, lo disimularás hasta que las supuestas migrañas y resfriados ya no cuelen o, peor, cuando el alcohol y/o otras substancias te quiten mucho  más que el poco alivio puntual que recibes de ellas.

Ni Facebook, ni Instagram, ni Periscope, ni Whatsapp, ni Twitter ni pollas.

Sentirás incomprensión, vergüenza y culpa. Callarás tu dolor, tu indescriptible, constante, agudo e insoportable dolor en el alma.

Seguirás trabajando, yo era autónomo, profesional de los buenos.          ¿Quién dijo que para no ponerte enfermo debes hacerte autónomo?.

Y la cagarás cada vez con más frecuencia, tomarás decisiones absurdas, dejarás la disciplina, la seriedad cumplidora, la calidad en el servicio que tus clientes o superiores merecen. Y los perderás:

Si les dices que eres un enfermo psiquiátrico te dirán que tranquilo, que lo principal es que te recuperes. Pero les irán surgiendo sobrinos que harán tu trabajo y te mandarán a tomar por culo con mucha prosopopeya: "hemos de ayudar a mi sobrino que está empezando en lo tuyo, de todas formas, te agradecemos bla bla bla".

Si lo callas, te dejarán a la primera o segunda cagada. Además te soltarán ripios tales como: " Debido a su falta de formalidad, nos vemos obligados a prescindir de sus ... "

Y tú callado, claro.

Y la hipoteca llegando cada mes. Y los niños queriendo jugar. Y tu marido que le acompañes porque él no sabe la talla de sus calzoncillos. Y tus hermanos diciendo que ya está bien, ni tus ancianos padres ni ellos se merecen los problemas que les das.

Y tú callado

Porque te cuesta explicar lo que te pasa, no lo entiendes o igual no van a querer entender nada, ni en los primeros indicios  ni en las más desconcertantes y destructivas etapas finales de la enfermedad.

Y llegarán a decirte que la próxima vez te tiras al tren o desde el puente de la autopista, que ya esta bien, que no nos lo merecemos

Querido entorno del paciente, atentos. El trastorno psiquiátrico que yo conozco mejor - ansiedad y/o depresión - avisa muy sutilmente, con años de antelación.

La competitiva sociedad actual no favorece su detección precoz.

Estábamos en si las neuronas duelen.

Lo dicho hasta ahora del dolor de las mismas ha sido en sentido metafórico y descriptivo, para que me  entiendas lo que quiero expresar y cada uno saque sus reflexiones.

Así pues, las neuronas no duelen, ¿vale?

Tampoco duele el alma; pero si un cantaor emite un quejío y dice que le duele el alma esto último si lo entiendes ¿verdad? Pues lo trasladas mentalmente a los estadios avanzados de depresión y ansiedad paralizantes y crónicos; así podrás entender un poco el dolor que siente el enfermo.

También entenderás  sus malos actos finales cuando quiere aliviar o anestesiar ese dolor. Entender no significa permitir la dejadez o recaídas en la lucha del paciente contra sus dependencias, pero hazte asesorar primero.

O no lo entenderás y culparás al enfermo DUAL de que tiene UN único problema, y si no se cura es porque no quiere.  Pero esto forma parte del título dedicado a los locuaces, sabihondos de pacotilla que se creen más papistas que el Papa.  

( Mierda, ¿ ya he dicho que no juzgues ni a la familia ni al enfermo ?)

 

 

 

Publicado la semana 11. 14/03/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter