Semana
22
Jo, Ybáñez

El hombre perfecto (II)

Género
Relato
Ranking
1 87 5

Con el chico en casa de mi hermana y el pisito muy limpio (a ver si ha hecho esto también la limpiadora?... sí, ¡buena chica!), cuando venga lo verá todo bien bonito y ordenado, que a mí me gusta mucho el orden, ¡Qué suerte que me pusieran las puertas nuevas!, ¿ves?, otro favor devuelto, le consigo una contrata y me cambia las puertas del piso, eso es ser agradecido y no como otros y otras que...

 

¡Qué conformadita es!, le ha gustado que pidiera comida china, pero cuando ha visto el piso, no se ha asombrado de nada, ¡pues está muy bien!, ¿no sé qué es lo que esperaba?, a ver como tiene ella su piso. Luego al besarnos todo ha ido mejor, ha ido subiendo de tono y hemos follado en la habitación.

Ha estado bien, normalito... bien, lo que me imaginaba, y no he notado nada: de lo que me dijo Rosaura que se habia operado no he notado nada, y se lo he dicho, ha puesto cara de extrañada, igual no tenía que haberle dicho que lo sabía, pero es lo normal, ¿no?, mejor que yo estuviera sobre aviso.

Le he dicho lo de mi viaje a Andorra, que estaré fuera una semana y que ya me han cargado el coche, jejeje, le traeré algo, algun regalito a ver si vamos subiendo de nivel.

 

¡Vaya y qué contenta se ha puesto por unos simples pendientes de plata!, ¡qué conformada es!, no creía que le hiciera tanta ilusión un detallito de nada, nunca había conocido a nadie tan agradecida, cualquier otra no hubiera aceptado nada que no fuera de oro. Mañana para cenar la llevaré a la casa esa que han abierto nueva de comidas tradicionales, es lo mejor de lo mejor.

 

¡Uf! Creo que me estoy enredando con lo que le estoy contando, a veces me paso de rosca contándole cosas, con lo del favor que les hice consiguiendo la revisión médica para la niña y los macarrones de la madre, ya no tendría que haber dicho lo de que el padre de la niña no me dejó entrar, ha quedado todo un poco confuso, espero que no se haya fijado mucho, porque preguntarme, no me ha preguntado. Voy a cambiar de tema.

 

 

¿Que estará haciendo hoy domingo por la tarde?, seguro que está aburrida cara a la tele sin nadie con quien salir y sin dinero para ir a ningun sitio bueno, voy a sorprenderla

 

¡Madre mía!, ¡madre mía, tenía un "montonazo" de ropa para planchar, en mi vida había visto tanta ropa junta, ¡claro!, son tantos en casa y con el horario de trabajo que tiene...., tengo que ofrecerme a  conseguirle un trabajo mejor, ¡me muero si en casa, un domingo va a tener que pasarlo planchando todo eso!, no lo podria aguantar. Ni café ni nada, ¡que planche, que planche!, otro día será,  ya le he dicho que pasaría mañana a recogerla a la salida del trabajo.

 

Le voy a gastar una broma a ver como reacciona, tengo que estar seguro de que no está conmigo por el dinero, a ver qué se me ocurre.

 

¡Pues no se ha enfadado ni nada!, es la persona más rara que he conocido, ¡qué buena es!, ¡qué dulce!: se lo cree todo; cuando le he dicho que me habían bloqueado las cuentas y no podía sacar dinero ni pagar con las tarjetas, se ha ofrecido otra vez a pagar ella, pero eso yo no lo puedo consentir, asi que hemos paseado y paseado por la ciudad y va y me encuentro con ese, ¡qué risa!, se lo he contado a ella: que me denunció por lo de su hijo , pero que en el juzgado me conocen mucho y siempre dan largas al asunto, le he dicho que fue porque se rompió la pierna en el campamento; ella siempre calla y no me pregunta nada, se lo cree todo.

 

Luego le he dicho que podríamos pasar por casa a tomar un café y ha dicho que sí y hemos hecho cosas en el sofá, pero ella, ¡nada!, no sabe qué es lo que se le hace a un hombre, parece mentira, ha querido follar, pero yo no estaba para tonterías, lo que quería, lo que me gusta es una buena mamada y nada, parece que ni sabe lo que es eso. Le voy a decir lo del trabajo, a ver si la engancho ya.

 

(- Tienes un horario bastante malo, porque acabar de trabajar tan tarde todos los días y trabajar todo el sábado, eso no será bueno para nuestra relación. Yo, si quieres, enseguida que haya una vacante en mi trabajo, te coloco, sería lo mejor.)

 

Pero ¿qué dice esta tonta?, ¿pues no le ofrezco un trabajo bien pagado y cómodo y me dice que no, que gracias, que le gusta el suyo?, no puedo con ella, no la entiendo y me estoy hartando. Voy a llevarla a casa, que es tarde, está cansada y no sabe lo que dice.

 

No quiere que le haga ningún favor: ni operarse de la vista ni que le consiga un empleo bueno, ni saber hacer mamadas, ¡esta tía no me sirve para nada!. Bueno, Rosaura me dice que es porque es muy inocente, pero más que inocente parece tonta, parece que lo haga adrede para fastidiarme, pero como soy tan buena persona, tendré paciencia, estoy muy enamorado aún.

 

Le he dicho que el domingo podríamos ir por la tarde a pasear por el campo y me ha dicho que sí... sí que es inocente, sí.

 

¿Pues no se ha enfadado?, pero ¿qué se ha creído?, ¡encima que la he ayudado a limpiar el coche!, pero si lo tenia muy sucio, no tiene derecho a enfadarse conmigo, lo he hecho por su bien, ¿de verdad creía que íbamos a ir al campo?, ¡por la tarde no se va al campo!, al campo se va por la mañana, pero su coche estaba muy sucio y tenía que limpiarlo, ¿pues no va y me dice que en vez de limpiar el coche hubiera limpiado otras cosas de casa?, ¿que se ha sentido manipulada?, he tenido que responderle que no tiene derecho a enfadarse, que otra cosa no, pero que yo tengo muchas virtudes y solo algún defecto, ¿que se habrá creído?, ¿manipular?. ¡Qué fuerte!, compararme con manipuladores.

 

 

Hoy no he tenido ganas de ir a buscarla a la salida del trabajo, total, para que no me acepte ningun favor, no quiere nada de mi y encima no sabe lo que me gusta, ¿para qué?, hoy descanso, que me encuentre a faltar.

 

(¿Quién es?), ¿cómo?, ¿a qué habrá venido?, igual a pedirme perdón por sus tonterias.

 

¡Increíble!, pues no, como si nada, que ¿cómo es que no había ido a buscarla como le dije?, pues porque se me ha olvidado, ¿qué crees?, tenía otras cosas que hacer, como por ejemplo ir a una reunión con los gerifaltes para decirles que, cuando nos han pillado esta mañana, la tipa esa lo que quería era que la ayudara a que le renovaran el contrato, que casi que me ha violado, yo no quería pero ha sido muy bueno, falta me hacía, y además, los favores se pagan y esta pagaba bastante bien... bueno, eso no se lo he dicho, jajjajaj, lástima que a ella la han echado, ya no me lo hará mas, alguna otra habrá; a mi, una reprimenda y ya está, claro, no pueden hacerme nada más: se les puede caer el pelo, ¿qué se han creido?.

 

¡Ah!, y me ha dicho que Rosaura nos ha invitado a cenar el sábado, ¡qué bien!, podré hablar con ella de cosas interesantes, porque con ésta, que no conoce a nadie ni sabe nada, ¡qué penco!, ni he podido hacerle ningún favor a ella ni ella me ha hecho a mí lo que tiene que hacer. El sábado, después de cenar, a ver si me la llevo a casa y le explico bien lo que tiene que hacer para tenerme contento.

 

 

Hoy viernes tampoco he tenido ganas de ir a buscarla, total, no necesita nada de mi, ya nos veremos mañana sábado en casa de Rosaura y luego... pero ¡qué raro que hoy no haya venido a verme ni me haya llamado!...

 

 

¡Qué guapa está!, aunque se la ve un poco cansada, ¡claro!, todo el día en el "curro"... luego, en casa, a ver si la convenzo de lo del nuevo trabajo, ¡que asi no puede estar!, con cara de cansada. Y desde luego, como siempre, nada de conversación, no le interesa la politica para nada, con Rosaura disfruto hablando de favores y cosas nuestras, pero ella, nada.

 

¡Otra!, ¡otra que tal!, pero ¿qué se han creído las mujeres?, siempre me tocan las peores, esta es como mi ex mujer: una furcia desagradecida. La otra, la mala puta, cuando me fui con la cocinera venga a llorar, venga a llorar y cuando le digo que la cocinera ha tenido que volver con su marido y yo tambien vuelvo a casa me dice que ni pensarlo, que me no me deja entrar en casa, pues ¡te jodes!: te quedas sin hijo. Pero ...¿esta?, ¡esta va de sobrada!, ¿qué se ha creído?, ¡la muerta de hambre esta!, cuando acabamos de cenar va y dice: yo estoy cansada y me voy a mi casa. ¡Pues adiós muy buenas!, no te creas que te voy a llamar ni nada, que no sirves para nada, ¡muerta de hambre!, lo que te pierdes, ¡desagradecida!, voy a quitarte todo lo que pueda, como a la otra, aunque sea a Rosaura, que es lo único que te puedo quitar, pero ya no tendrás amiga, ¡desagradecida!, ¡estúpida!, ¡ñoña!, que no sirves para nada. Con lo bueno que soy, la buena persona que soy y las mujeres son todas iguales, unas desagradecidas que se aprovechan de uno y luego lo dejan tirado y no cumplen, ¡están locas!, ¡malas personas!, ¡pobre de mi!, yo que sólo quiero ayudar a la gente siempre me encuentro con personas malas y raras, ¡no me lo merezco, no me lo merezco!. Yo soy muy buena persona: hago favores que luego no me agradecen y vuelvo a caer, ¡pobre de mí!

----------------FIN-----------------------------------

Publicado la semana 22. 28/05/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter