Semana
20
Jo, Ybáñez

CARMETA, PIPA Y CLAUS

Género
Relato
Ranking
1 80 4

Eso era una vez una niña que sacaba todos los días a pasear a su pequeña perrita.
Los perritos tienen que salir todos los días a la calle para hacer sus necesidades, hacer un poco de ejercicio y conocer a otros perritos.
Y Carmeta paseaba todos los días con su perrita Pipa por el parque de los alrededores de su casa.
En los parques hay un sitio sólo para los perritos, para que no ensucien el resto del parque, y allí iba Carmeta con Pipa antes que nada.
Cuando Pipa ya había hecho pipi y caca, Carmeta la entraba en el parque y allí paseaban y jugaban a la pelota: Carmeta se la tiraba lejos y Pipa iba corriendo a buscarla y se la traía en la boca para que se la volviera a tirar . Y así pasaban un buen rato, jugando, corriendo, y ríendo. Bueno, reír sólo se reía Carmeta, que Pipa no sabe ...
Pero un día ...
Un día en el que Carmeta estaba tirándole la pelota a Pipa para que la buscara, un perro muy grande, enorme, salió desde detrás de un árbol, corrió hasta la pelota, la cogió antes que Pipa y , de un bocado enorme, de su bocota enorme, la rompió toda.
Pipa, que era menudita, se puso a llorar (como lloran los perros: ay ay ay ay), y Carmeta primero se asustó (¡qué perro más grande¡¡¡) y luego se enfadó:
- ¿Por qué has roto la pelota ??, ehh ??, por qué ??, que tu amo no te enseña educación ???
Pero el perro dió media vuelta y se fue.
- No llores, Pipa, mañana compraremos otra.

Y se fueron a su casa disgustadas.
Al día siguiente, Carmeta compró otra pelotita: era muy bonita, roja con rayas blancas, más dura que la otra y podía saltar mucho.
Así es que, como todos los días, Carmeta llevó a Pipa, primero al water de perritos y después entró en el parque a jugar.
-¡Qué pelotita más chula, mira qué lejos llega!, ¿a que no la encuentras ??
Y se la tiraba muy lejos, pero Pipa siempre la encontraba y se la traía para que la volviera a tirar.
De repente se hizo un gran silencio en el parque, parecía que todos habían callado asustados por algo.
La cosa es que el terrible, enorme, maleducado perro del día anterior, había entrado en el parque.
El dueño ya le había soltado la correa y había salido disparado hacia Pipa, que, contenta y sin darse cuenta de lo que pasaba, volvía con la pelotita en la boca hacia Carmeta.
Solamente cuando ya lo tenía muy cerca, Pipa se dio cuenta de lo que pasaba y del susto que le entró se le pusieron a temblar las patitas (pobrecita¡¡) y soltó la pelota cuando el enorme perro llegaba hasta ella.
El terrible, enorme, maleducado perro le dio una dentellada tan rabiosa a la pelotita que casi la hizo desaparecer y, claro, la volvió a romper.
Entonces, Carmeta, que lo había visto todo, se super-enfadó, esta vez mucho más que el día anterior y se fue hacia el perro para pedirle explicaciones,
-Esto ya no se puede aguantar. Eh¡¡ tu¡¡ maxi perro¡¡, a ver, ¿qué te pasa a ti con las pelotitas ??, eh ??, ¿quieres explicarme por qué no nos dejas jugar a Pipa y a mí ??. No te tengo nada de miedo, soy más grande aunque tú, así es que tienes que explicarmelo¡¡¡.
Y el perro, todo enfadado, le dijo:
- No quiero veros jugar, aquí no juega nadie.
-¿Como que no ?? al parque se viene a jugar, ¿por qué no juegas tú ??
- No sé jugar, mi amo no me ha enseñado.
- Ahhh¡¡¡ ¿conque ese es el problema ???. Pues eso se puede arreglar: mañana vendré con dos pelotitas: una pequeña para Pipa y una grande para ti y te enseñaré a jugar. Es muy divertido¡¡¡. ¿Quieres??.
- ¿En serio que harás eso ??
- Si, claro, pero sólo si no te comes las pelotas, ni la tuya ni la de Pipa, ¿de acuerdo ??
- De acuerdo.
Y así lo hicieron. A partir de ese día, Carmeta le tiraba la pelota pequeña a Pipa para que se la devolviera y una grande a Claus, que así se llamaba el perrazo y que ya había aprendido a jugar, se le había ido el malhumor y se lo pasaba muy bien en el parque sin molestar a nadie.

Y cuento contado por la chimenea se ha escapado.

 

CONTE ORIGINAL:

Eixo era una volta una xiqueta que treia tots els dies a passetjar la seua gosseta menuda.

Els gossets tenen que eixir tots els dies al carrer per tal de fer les seues necessitats, fer un poc d'exercici i coneixer altres gossets.

I Carmeta passetjava tots els dies amb la seua Pipa pel parc dels voltants de sa casa.

Als parcs hi ha un lloc fet només per als gossets, perque no embruten la resta del parc, i allí anava Carmeta amb Pipa primer que res.

Cuan Pipa ja havia fet pipi i caca, Carmeta la entrava al parc i alli passetjaven i jugaven a pilota: Carmeta li la tirava ben lluny i Pipa anava corrent a buscar-la i li la portava en la boca per que li la tornara a tirar. I eixina pasaven una bona estona, jugant, corrent, i riguen-se. Bò, riure només es reia Carmeta, que Pipa no sap...

Però un dia...

Un dia en el que Carmeta estava tiran-li la pilota a Pipa perque la buscara... un gos molt gran, enorme, ve eixir des de darrere d'un arbre, va correr fins la pilota, la va agafar avans que Pipa i, d'un mos enorme, de la seua bocota enorme, la va trencar del tot.

Pipa, que era menudeta, es va posar a plorar (com ploren els gossos: ai ai ai ai), i Carmeta primer es va asustar (quin gos més gran¡¡¡) i després es va enfadar:

Per qué has trencat la pilota??, ehh??, per qué??, que el teu amo no t'ensenya educació???

Però el gos va pegar mitja volta i se'n va anar.

- No plores, Pipa, demà en comprarem un'altra. I se'n van anar a sa casa disgustades.

A l'endemà, Carmeta va comprar un'altra pilota: éra molt bonica, rojeta amb ratlles blanques, més dureta que l'altra i botava molt.

Eixina es que, com tots els dies, Carmeta va dur a Pipa, primer al water de gossets i després va entrar al parc a jugar.

Quina piloteta més xula, mira com va de lluny, a que no la trobes??

I li la tirava lluny, però Pipa sempre la trobava i li la duia per que la tornara a tirar.

De sobte es va fer un gran silenci al parc, pareixia que tots havien callat, asustats per alguna cosa.

La cosa es que el terrible, enorme, mal-educat gos del dia d'abans, havia entrat al parc.

L'amo ja li havia soltat la corretja i havia arrancat a corre cap a Pipa, que contenta i sense adonar-se'n del que pasava, tornava amb la piloteta en la boca cap a Carmeta.

Nomes cuan ja el tenia molt a prop Pipa se'n adonà del que pasava i del susto que li va entrar se li varen posar a tremolar les patetes (pobreta¡¡) i va soltar la pilota tot just cuan el gossot arribava fins ella.

El terrible, enorme, mal-educat gossot li va pegar una dentellada tan rabiosa a la piloteta que quasi la va fer desaparèixer i, clar, la va tornar a trencar.

En eixò, Carmeta, que ho havia vist tot, es va super-enfadar, esta volta molt més que el dia d'abans i se'n va anar cap al gossot a demanar-li explicacions,

-Açò ja no es pot aguantar. Eh¡¡ tu¡¡ maxi gos¡¡, a vore, que et pasa a tu en les pilotetes??, eh??, vols explicar-me per que no ens deixes jugar a Pipa i a mi??. No et tinc gens de por, soc més gran encara que tu, eixina es que tens que explicar-m’ho¡¡¡.

I el gos, tot enfadat, li digué:

No vull vore-vos jugar, aci no juga ningú.

Com que no?? al parc es ve a jugar, per qué no jugues tu??

No sé jugar, el meu amo no m'ha ensenyat.

Ahhh¡¡¡ conque eixe es el problema???. Doncs eixò es pot arreglar: demà vindré amb dues pilotetes: una xicoteta per a Pipa i una gran per a tu i t'ensenyaré a jugar. Ès molt divertit¡¡¡. Vols??

En serio que faràs eixò??

Si, clar, però només si no et menges les pilotes, ni la teua ni la de Pipa, d'acord??

D'acord.

I eixina ho van fer. A partir d'aquell dia, Carmeta li tirava la pilota xicoteta a Pipa per que la tornara i una més gran a Claus, que eixina li deien al gossot i que ja s'havia ensenyat a jugar, se li havia anat el mal-humor i se ho pasava d'allò més be en el parc sense molestar a ningú.

 

I conte contat per la ximeneia se'n ha escapat.

 

 

Publicado la semana 20. 14/05/2018
Etiquetas
Susanita tiene un ratón , A los niños
Compartir Facebook Twitter