Semana
02
Jo, Ybáñez

TE SOBRE LA ARENA

Género
No ficción
Ranking
1 117 0

La escena representa un rato de conversación , entre amigos o una familia saharaui, durante un té en el exterior de una haima* de los campamentos de refugiados en Tindouf (Argelia).

En  primer plano a la izquierda vemos a tres personas en actitud relajada, sentados frente a una haima preparando un te; la escena es muy estática, nada parece moverse excepto el te cayendo, calma total, ausencia de viento.

La mujer va vestida con una melhfa* estampada con rayas y flores en tonos marrones y tostados y mira pensativamente cómo cae el te en los vasos y la vaporosa espuma que queda en éstos. Está sentada sobre una esterilla de esparto natural que la protege de la arena que la rodea y que la sustenta, de la arena con la que convive. Su postura es una de las posturas más habituales entre los habitantes de la Hamada*: piernas cruzadas, cubiertas completamente por la bellísima tela que forma su vestimenta y la cabeza descansando sobre la mano, cuyo codo se apoya en la rodilla derecha.

Los dos hombres que la rodean están vestidos con una darrah* blanca con bordados dorados y se cubren la cabeza con un lzem* negro. Estos ropajes son sus mejores galas, los que utilizan para asistir a una celebración o una fiesta.

La postura del hombre que está en primer plano a la izquierda de la escena es más relajada que la de ella: está tumbado en su esterilla sobre la parte izquierda de su cuerpo, las piernas estiradas, el codo apoyado en el suelo y la cabeza descansando sobre esa mano. Su mano derecha sostiene un cigarrillo. Su gesto expresa una leve sorpresa.

El otro hombre es el que está haciendo el te mientras conversa con su amigo y con la mujer. Sentado como ella, con las piernas cruzadas, su mano derecha sostiene en alto la tetera de la cual fluye el te que caerá en los vasos formando su espuma; su mano izquierda descansa sobre su regazo. En su rostro se abre una gran sonrisa.

A sus pies podemos ver la bandeja de tres patas, redonda, grande y plateada, que contiene los vasos y a su derecha el cuenco tradicional con brasas ardientes para calentar la tetera.

Detrás del grupo podemos ver la haima de lona, medio abierta, que muestra el interior, lleno de alfombras y arena, que es su vivienda.

La escena de la derecha es una imágen muy dinámica en contraste con la de la izquierda: vemos, de forma un tanto borrosa, a un grupo de niños jugando con una pelota que parece irreal entre los pies de la chiquillería porque no es exactamente redonda sino con forma de globo, un globo cubierto de trozos de tela.

Los cuatro niños llevan camisetas de manga corta, pantalón corto y van descalzos. El color de las camisetas y los pantalones es indefinido, unificado, borroso de arena y luz. Uno de ellos está en actitud de tensa espera, mirando hacia la pelota y los pies de sus amigos. Todos parecen flotar en el aire porque se confunden los límites entre el suelo y el cielo.

La luz de la escena es intensa porque proviene de un sol de mediodía que cae sobre todos los personajes con todo su poder y su fuerza y sin nada que lo detenga o aminore. La única sombra leve es la que extiende la haima sobre los personajes del primer plano, el resto está bañado por el ardiente sol que brilla sobre las haimas, sobre las construcciones de adobe, sobre los refugiados saharauis.

Un sol cegador literalmente, un sol abrasador, ardiente, el mismo sol que secó la Hamada hace miles de años y que intenta secar a todo un pueblo en el exilio, pero que no puede.

Como ardiente es el te que están preparando, espumoso, amargo, dulce, suave, uno, dos y tres, lentamente, cuidadosamente, tómate un té, te irá bien, quema mucho, la reunión es agradable, ¿quieres un te?, este es de los buenos, es necesario tomar te caliente, hace bien, te quita el calor, te quita el hambre.

* * * * * * * *  * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * 

Haima: Tienda de campaña grande, formada por lonas.

Melhfa: Pieza de tela de 4m x 1,50, de gasa o seda que constituye el vestido habitual de la mujer saharaui

Darrah: Vestimenta típica del hombre saharaui, es ancho, largo hasta sobrepasar las rodillas y abierto por los lados

Lzem: Pieza de tela que cubre la cabeza de los hombres, aunque tiene otros usos.

Hamada : Desierto pedregoso, árido y duro, el peor de los infiernos.

Publicado la semana 2. 09/01/2018
Etiquetas
Con el alma resentida , Rutinas
Compartir Facebook Twitter