Semana
16
Jo, Ybáñez

En la misteriosa oscuridad

Género
Relato
Ranking
1 48 2

Un fuerte ruido (BUM BUM BUM) lo despertó; estaba completamente a oscuras; no recordaba nada.

- ¿Dónde estoy? -se preguntó a sí mismo-, ¿qué ha sido ese ruído?

Se levantó del sofá y con el mínimo rayo de luz que entraba por alguna persiana, logró vislumbrar una puerta y, casi a tientas, arrastrando los pies para no tropezar, se dirigió hacia allí intuyendo que encontraría el interruptor de la luz.

Lentamente, paso a paso, iba acercándose a la puerta, pero la sensación de estar rodeado por algo intangible hacía que se le erizaran los pelos de la nuca.

Tanteaba el aire con las manos cuando la cara se le llenó de algo pegajoso y asqueroso. Trató de arrancárselo a manotazos, pero el miedo y el asco le provocaron arcadas que pudo reprimir a duras penas. Por fin llegó hasta la puerta y encontró la llave de la luz, pero no funcionaba. La presionó varias veces, desesperado, pero nada.

- ¡Dios mío!, ¿dónde estoy?, ¿qué está pasando?, - gritó aterrorizado.

De pronto, al otro lado de la puerta, sonó el mismo ruido de antes: BUM BUM BUM. Buscando el pomo, la abrió y …

La brillante luz del rellano de la escalera inundó el pequeño apartamento decorado con multitud de telarañas falsas.

- ¿Truco o trato?, -  gritaron los pequeños, despertándolo completamente del medio sueño en el que aún se encontraba.

- Tengo que arreglar el maldito interruptor de la luz, - pensó ya totalmente despierto.

Publicado la semana 16. 19/04/2018
Etiquetas
Así habló Zaratustra , En el tren, en el WC
Compartir Facebook Twitter