10
Jesús Andrés Pico

Epistolario de Amelia .10

Amelia, querida mujer, dona, muller, emakume, woman, femme,  frau, zena, wuarmi

Comienzo a escribirte en la alta noche de un ocho de marzo, viernes apuntando a sábado.

Hoy toca hablar de la mujer, como cada año desde hace un tiempo. Esto de dedicar un día anualmente a la mujer, como se dedica a otros temas o se celebra una fiesta, es una trampa, una medida bien orquestada por quienes están interesados en que las cosas no cambien o lo hagan tan poco a poco que no dañen sus intereses. Ha sido un día de huelga y manifestaciones. Te imagino, cuidando de tus nietos y pensando que a las mujeres de hoy en día se les ha ido un poco la olla, pero que en el fondo es bonito que se manifiesten y quieran cambiar las cosas. Y puede que, paso a paso, vayamos mejorando este planeta tan lleno de desigualdades que habitamos, pero lo cierto es que mañana, hoy ya, lejos de debates televisados y gestos de cara a la galería, las mujeres volveréis a retomar vuestro rol y seguirá la vida igual.

Te escribo a ratos entre tareas pendientes y divagaciones por la red. El tiempo va pasando y no me veo con arrestos para acabar estas líneas. Tal vez las borre y haga huelga esta semana por solidarizarme con vosotras. De momento voy a acostarme y mañana, u hoy, será otro día.

Y ayer, sábado, y hoy, domingo, es ya otro día. Y ayer sábado, rendimos un homenaje a Federico García Lorca en el auditorio del Centre Cívic de Can Rull. Dos hombres y dos mujeres, Araceli, Carmina, Francisco y Luis, cuatro estilos distintos de decir los versos de Federico, magistralmente acompañadas sus genuinas voces por los sutiles arpegios de la guitarra española en manos de Pepe Hernández, mientras yo, entre bambalinas, disponía vídeos y fotografías para acompañar visualmente el acto que supuso, cerca de un centenar de personas, la mayor asistencia a un recital del grupo Poesia a Trenc d’Alba. Nos vamos haciendo mayores.

Y ayer sábado acudí en la mañana a Radio Torrente, para promocionar el recital de la tarde y  dije el poema Lorquiana que puedes hallar en uno de mis golpes del año pasado y un soneto blanco de De donde nace el viento dedicado al poeta de Fuentevaqueros y que trascribo porque tú no has tenido ocasión de leer ninguno de mis libros.

 

FEDERICO GARCÍA LORCA

                                 

Quiero subir los muros de Granada,

quiero llegar, trepando, hasta tu muerte,

caracoles dormidos y pequeños

quiero sobre la piedra. Y un caballo

 

raudo sobre la arena de los odios

que tu sangre bebió para su pena.

Quiero anudar las muertes diminutas,

preludio de la sola, vasta, única

 

muerte que nos arrastra de la mano,

desorbitada, trágica y real.

Y quiero amor, y verte en un sendero

 

de polvo florecido y redimido.

La voz que te reclama escucha: aguardo

de nuevo por Granada tu risa alta.

 

Quiero subir los muros de tu ausencia, Amelia. Pero será otro día.

 

Publicado la semana 62. 10/03/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
II
Semana
10
Ranking
1 394 0